ROSCOS FRITOS

miércoles, febrero 09, 2011

Fotografía modificada el día 31-03-2015
Y otro dulce típico de la zona son los roscos fritos, aunque en cada casa tienen su truquito que los hace diferentes, en esencia la receta es la misma. Esta receta es la que hace mi madre, la que a ella le enseñaron, así que las medidas están en cucharadas. Podéis pesar los ingredientes la primera vez que los hagáis y así ya tendréis las medidas correctas.

INGREDIENTES:
  • 5 huevos
  • 6 cucharadas de azúcar por cada huevo
  • 6 cucharadas de leche entera por cada huevo
  • 6 cucharadas de aceite de oliva por cada huevo
  • Ralladura de limón
  • 1 y 1/2 sobre de levadura química (Royal)
  • Harina la que admita (yo he utilizado aproximadamente kilo y medio para estas cantidades)
  • Anís
  • Azúcar y canela para rebozarlos
  • Aceite de girasol para freírlos
PREPARACIÓN:
Ponemos en un barreño (a la antigua usanza) los huevos y los batimos con un batidor de mano de varillas, añadimos la leche (en mi caso 30 cucharadas), seguimos batiendo, añadimos después el azúcar (30 cucharadas) y seguimos batiendo. Después añadiremos el aceite (igual, 30 cucharadas). Batimos y añadimos la ralladura de limón. Después iremos añadiendo la harina y la levadura tamizadas poco a poco. Cuando veamos que la masa se puede manejar con las manos la sacaremos a la encimera y amasamos.
Mientras pondremos a calentar una sartén con abundante aceite de girasol.
Cuando hayamos terminado de amasar, ya no se nos pegue a las manos la masa, iremos cogiendo bolitas, y con ellas haremos unos bastones, que iremos aplanando, pegamos ambos extremos y doblamos los extremos de arriba y abajo hasta que le hagamos la forma (aunque si os resulta difícil hacer esta forma los podéis hacer sin doblar, en forma de rosquilla, aunque no es nada difícil, con la práctica, claro).
Comprobamos que el aceite este bastante caliente y vamos echando los roscos, y freímos unos minutos por cada lado, hasta que adquiera un color dorado.
Vamos sacando y escurriendo en papel de cocina.
Cuando estén todos fritos y fríos, cogemos un bol grande y echamos agua fría con un chorreón de anís. En otro plato prepararemos azúcar y canela. Mojamos con delicadeza cada rosco en anís y a continuación rebozamos con el azúcar y la canela (este trabajo es mejor hacerlo con alguien que os ayude, es mucho más rápido y menos engorroso que una persona moje el rosco y la otra lo reboce).
Si no habéis probado nunca este dulce os recomiendo que lo hagáis encarecidamente, es una auténtica delicia al paladar.
Lidia.

También te gustará

3 comentarios

  1. Qué buenas Lidia, me encantan las rosquillas, ya me tomaba un par de ellas de buena gana. Besos.

    ResponderEliminar
  2. Chapeau doy fe.. una autentica maravilla!!

    ResponderEliminar

Google+ Followers

Seguidores de BLOGGER

networked_blogs

Subscribe