SOPA DE AJO

miércoles, enero 30, 2013

Un plato que no podía faltar en mi recetario particular. La sopa o sopas de ajo son a España lo que la sopa de cebolla es a Francia, aunque esta última ha traspasado fronteras. Las dos son de origen humilde, y quizás por eso son de uso tan extendido. Es una sopa de origen castellano que se prepara en toda España, con algunas variantes. Estas sopas durante mucho años fueron el desayuno de aquellos trabajadores que tomaban un café al levantarse y un par de horas después se tomaban unas sopas de ajo para sustentar su cuerpo para una dura jornada de trabajo. En muchos lugares de España también se trata de un plato típico de Cuaresma, por no llevar carne (aunque esta versión que hoy os traigo si que lleva un poco de jamón). De hecho en Zamora suele tomarse como desayuno tras las procesiones nocturnas. Y no es para menos, este plato es de esos que reviven a un muerto y son ideales para los días de frío, aunque se de mucha gente que la toma durante todo el año. Para mi, durante muchos años, este plato fue de aquellos olvidados que no entraban en mis planes ni en mis menús habituales, cuando mi madre hablaba de "sopas de ajo" para mi era un clara reminiscencia al pasado que no iba para nada conmigo. ¡Qué equivocada estaba!, se trata de un plato que siempre ha estado de moda, y siempre será imprescindible en nuestra gastronomía. He preparado la receta de mi madre, aunque mirando por la red es la receta básica de las sopas de ajo, casi todas llevan lo mismo. Yo sólo le he añadido unas almendras fritas, con respecto a la receta de mi madre.
INGREDIENTES (Para dos personas):
  • Unas rebanadas de pan del día anterior (mejor si es una hogaza casera, como la mía)
  • 2 huevos
  • Unos taquitos de jamón
  • 4 o 5 dientes de ajo
  • Un puñado de almendras (las mías sin piel)
  • Media cucharadita de pimentón
  • Una pastilla de caldo de pollo (si tenéis caldo de pollo casero mejor)
  • Aceite de oliva 
  • Un litro de agua
PREPARACIÓN:
Lo primero que haremos es poner el agua al fuego con la pastilla de caldo de pollo, en caso de que tengamos caldo de pollo guardado de otro día, este paso nos lo saltaríamos.
Ponemos unas cucharadas de aceite de oliva en una sartén y tostamos un poco en ese aceite los dientes de ajo troceados. Reservamos éstos y añadimos a ese mismo aceite las rebanadas de pan, las dejamos hasta que se tuesten por ambos lados. Sacamos y en ese mismo aceite añadiremos las almendras, que también tostaremos un poco, antes de sacar las almendras añadimos los tacos de jamón salteamos un poco. Echamos los ajos y el pan reservados de nuevo a la sartén y añadimos el pimentón, removemos todo bien hasta que se integre el pimentón en todos los ingredientes.
Añadimos todo , incluido el aceite a la cacerola donde tenemos el caldo de pollo, y dejamos a fuego medio durante una media hora. Dicen que el secreto de esta sopa es que nunca llegue a hervir. Probamos de sal, y rectificamos, en su caso. Y es la hora de añadir los huevos. Cascamos los huevos y dejamos en el fuego hasta que cuajen, a mi personalmente me gustan cuajados, aunque lo más típico es romper la yema y remover bien con el resto de la sopa, y que la clara se deshaga en forma de hilos dentro de la sopa. Pero eso irá al gusto de cada uno.
Tradicionalmente se sirve en un cuenco de barro, aunque yo he querido darle un aspecto más actual, evitando recordar mi antigua animadversión a este plato que consideraba ancestral. ¿Os apetece un platito para hoy?.
Lidia.

También te gustará

38 comentarios

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Aunque el frio nos este dando unos días de tregua con esta sopa de ajo seguro que uno se pone a tono rápido. Te ha quedado extraordinaria, con unas fotos preciosas, además el toque de jamón me lo apunto. Un extra de sabor.
    Besitos guapa. MAR, de EQNME
    P.D: En el primer comentario te había confundido con una blogguer canaria, perdon :P

    ResponderEliminar
  3. pARA EL FRIO UN PLATO MUY CALORICO, Y PARA LA CRISIS MUY ECONOMICO,EN LOS DOS CASOS BUENISIMO.uN BESO

    ResponderEliminar
  4. Lidia me ha gustado mucho, el toque de pimentón y de almendras es nuevo para mi y lo voy a probar...muchos besos

    ResponderEliminar
  5. Me encanta, sienta de maravilla. Algo muy nuestro. Un abrazo, Clara.

    ResponderEliminar
  6. Que buenas las sopitas de ajo Lidia. En casa nos vuelven locos, cuando llegan los fríos siempre caen. La versión (que deben existir mil) que hacemos en casa en mucho más espesa, y el toque del huevo... mmmm que rica.

    Besotes

    ResponderEliminar
  7. Qué buenas son las sopas de ajo, me gustán mucho, en casa también las hago algunas veces con chorizo en vez de jamón (en Madrid se hacen tambien asi) y siempre nos saben a poco ya sabes que yo soy muy sopera.. el toque de la almendra, me lo apunto no sé lo he puesto nunca y me parece una idea excelente.
    Y un secreto de pequeña tampoco las podía ni ver.
    Muchos besitos!!

    ResponderEliminar
  8. Me encantan, bien calentitas son ideales¡¡¡¡
    http://arruadamontse30.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  9. Que buena pinta, y que fotos!!!!
    Me encanta la sopa de ajo, aunque siempre la tengo olvidada.
    Un besoo

    ResponderEliminar
  10. Tengo que probar yo este tipo de platos con almendras fritas, por favor qué hambre Lidia!!

    Tienes que probarlo con la mitad de agua y la mitad de caldo de codillo punta de jamón (que sea lo más fresca posible), está pa morirte!

    Es un plato que no debía faltar no...

    ResponderEliminar
  11. Me ha gustado mucho el añadido que le has puesto, a mi estas sopas me recuerdan a mi padre, siempre que las veo me acuerdo de él, era uno de sus platos preferidos.
    besos

    ResponderEliminar
  12. Te acabo de comentar en el FB los grandes y gratos recuerdos que me trae esta sopa...por algo soy hijo del campeón del mundo en comer Sopas de Ajos...eso si, me confieso...yo no puedo con ella...creo que no la probe en mi vida...!!!
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Hola, somos un grupo de chicos del IES Nazarí que hemos hecho un blog y te hemos enlazado. Nos gustaría que nos visitases, muchas gracias.

    ResponderEliminar
  14. Una receta sana y rica. Me encanta el blog.

    ResponderEliminar
  15. Totalmente irresistible!!!
    Es uno de esos platos que calientan el cuerpo y el alma.
    Un besico.

    ResponderEliminar
  16. Me chiflan y me ha gustado mucho la idea de las almendras... tomo nota para probar!
    En Asturias es muy común tomar sopas de ajo a las tantas de la mañana, en las romerías y fiestas de los pueblos... tomamos un plato de sopas de ajo y luego unos churros con chocolate, jajaja... somos unos zampones!

    ResponderEliminar
  17. Parece mentira, pero nunca he probado la sopa de ajo!!! Pero viendo estas fotos...me están entrando unas ganas tremendas de hacerla!!!
    Me llevo tu receta por si un día me animo!
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  18. Hola!!! que pinta más buena,a mi me gusta bien calentita...

    Besets

    ResponderEliminar
  19. Calentito qué bien entra estos días! Un besazo, Lidia.

    ResponderEliminar
  20. En mi casa mi madre se lo hacía muchas veces a mi padre, le encantaban, y luego un año que fui a Zamora, en semana santa, ví como se las tomaban, y me empezaron a gustar, te han quedado unas fotos preciosas.
    besos

    ResponderEliminar
  21. Nunca he comido sopas de ajo, pero siempre hay una primera vez para todo. Seguro que pruebo esta receta... al menos para saber qué tal está :)

    ResponderEliminar
  22. Te puedes creer que nunca la he probado? Tomo buena nota de tu receta para estrenarme en casa.
    Un besito desde Las Palmas.

    ResponderEliminar
  23. a mi madre le encanta esta sopa.....yo no puedo con ella jeje

    besos

    ResponderEliminar
  24. HOLA LIDIA QUERIDA, UNA SOPA DELICIOSA, REALMENTE, AQUÍ EN CHILE NO SE USA TOMARLA. PERO YO VOY A INCORPORARA A MI MENU. ES PERFECTA, BESITOS

    ResponderEliminar
  25. Que platazo, me encanta como se ve.

    Saludos

    ResponderEliminar
  26. La de cebolla si que la he probado, pero la de ajo no!! debe estar bien rica...
    Bss

    ResponderEliminar
  27. ¡Qué ricas, qué ricas, qué ricas! Me has dado en uno de mis puntos flacos con las sopas de ajo. Mis padres son zamoranos, así que en cuanto he leído tu anotación sobre cómo se come en aquellas tierras esta sopa, me he remangado dispuesta a escribir, je je je.

    El sello de identidad de mi madre son las sopas de ajo, aunque con costra, pues se hacen en la sartén. Hasta a mi hija le encantan. Les ha cogido el gustillo y se las pide a su abuela cuando va a su casa a comer.

    Y si estas sopas perduran, por algo será, ¿no? A pesar de que hoy en día, por la actividad física de muchos, no sea un plato muy habitual.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  28. ¡Qué ricas, qué ricas, qué ricas! Me has dado en uno de mis puntos flacos con las sopas de ajo. Mis padres son zamoranos, así que en cuanto he leído tu anotación sobre cómo se come en aquellas tierras esta sopa, me he remangado dispuesta a escribir, je je je.

    El sello de identidad de mi madre son las sopas de ajo, aunque con costra, pues se hacen en la sartén. Hasta a mi hija le encantan. Les ha cogido el gustillo y se las pide a su abuela cuando va a su casa a comer.

    Y si estas sopas perduran, por algo será, ¿no? A pesar de que hoy en día, por la actividad física de muchos, no sea un plato muy habitual.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  29. Que ricas están las sopas de ajo, me encantan tomarlas sobre todo ahora que está el frío en la calle. Se ve deliciosa. Un toque muy bueno el de las almendras.
    Un besín.

    ResponderEliminar
  30. Hoy he podido entrar sin problemas Lidia.
    La sopita de ajo se ve deliciosa. Me encantan este tipo de platos que con poquitos ingredientes te hacen un plato riquísimo y que sienta de maravilla
    BEsitos

    ResponderEliminar
  31. La verdad que estos platos que antes no tenian importancia, ahora son platos de lujo, que seria un pecado olvidarlos, este tuyo me ha encantado, con ese toque de almendras que tiene que darle un sabor maravilloso, me llevo la recetica de tu madre qe la veo perfecta. Un abrazo

    ResponderEliminar
  32. Yo de pequeña odiaba las sopas que llevaban pan, cada vez que mi madre la hacía era un disgusto para mi, pero con el paso del tiempo la pruebas y ya la ves con otros ojos, ahora me encanta. Y tu buena idea de ponerle unas almendras me parece fantástica.
    Besos.

    ResponderEliminar
  33. Si si si quiero que me mandes un platito de esta maravilla para la cena de hoy... puedo oler su olorcillo y me encantan todas las sopas que lleven pan!
    Probaré tu versión la próxima vez que la prepare.
    Besos,
    Palmira

    ResponderEliminar
  34. Me encantan estas recetas que como dices, reviven a un muerto, y de las de toda la vida. EStupenda!! Sitos

    ResponderEliminar
  35. Probaré a echarle jamón y almendras, me gusta el toque. Es una sopa que de verdad te levanta la moral. Besos

    ResponderEliminar
  36. Este plato le gusta mucho a mi padre. No le pone almendras y jamón pero le diré que lo pruebe.
    Saludos

    ResponderEliminar
  37. que original..
    seguro que esta buenisimo..
    habra que probarlo!!

    ResponderEliminar
  38. ummmmmmmmmmmmmmmmmm que ricaaaaaaaa!!!
    yo también realizo la mía propia : http://www.ajetes.com/sopa-de-ajos/

    A ver que le parece!!

    saludosss

    ResponderEliminar

Google+ Followers

Seguidores de BLOGGER

networked_blogs

Subscribe