BIZCOCHADA (NATILLAS BORRACHAS)

lunes, marzo 25, 2013

Hacía tiempo que buscaba esta receta de mi infancia. Muchos años han pasado desde la última vez que la comí. Buscando por Internet como bizcochada no aparece por ninguna parte, aunque sí que la he visto parecida como natillas borrachas. Se trata de una receta, como muchas otras recetas, de muchos sitios, y en cada uno con un nombre. También tenemos variantes de esta bizcochada, porque yo recuerdo haberla tomado con magdalenas y una capa de chocolate y otra de natillas. Esta versión que os traigo hoy (aunque con más de un tuneo) me la proporcionó Carmen, una chica de Salobreña, y es que esto de ser "famosa" por tener un blog te hace que te proporcionen multitud de recetas de múltiples recetarios familiares. La diferencia con la receta original que me pasó Carmen es que he espesado algo más las natillas, para poder cortarla mejor y que le he puesto dos capas de bizcochos. Por lo demás es todo igual. Y el resultado no puede ser otro que ¿apoteósico?, si, yo creo que esa es la palabra. Ese toque de anís que tienen los bizcochos de soletilla, por supuesto caseros éstos también, juntado con las capas de natillas y terminados con el merengue, canela y crocanti de almendras en un pecado digno de nuestra Semana Santa. Claro que lo de pecado es sólo porque engordan, porque por lo demás, al paladar, resulta absolutamente celestial.
INGREDIENTES:
  • Para los bizcochos de soletilla (los mismos que preparé para mi receta de tiramisú):
  • 3 huevos
  • 75 gr. de azúcar
  • 90 gr. de harina de repostería
  • Una pizca de sal
  • Azúcar glass para espolvorear
  • Para las natillas:
  • 1 litro y 250 ml. de leche entera y un vaso más
  • 6 yemas de huevo
  • 1 palo de canela
  • 1 corteza de limón
  • 6 yemas de huevo
  • 4 cucharadas de maicena
  • 300 gr. de azúcar
  • Para el merengue:
  • 6 claras de huevo
  • 6 cucharadas de azúcar
  • Para emborrachar las soletillas:
  • Anís dulce
  • Para la decoración:
  • Canela en polvo (podemos sustituir la canela por caramelo líquido)
  • 50 gr. de almendras crocanti


PREPARACIÓN:
Lo primero es hacer las soletillas, para ello separaremos las claras de las yemas. Montamos las claras con una batidora de varillas, y en mitad del proceso le vamos añadiendo el azúcar poco a poco. Continuamos batiendo hasta que las claras formen picos y al darle la vuelta al bol no se muevan. Después batiremos las yemas, hasta que blanqueen, añadimos a las claras montadas, y vamos añadiendo la harina y la sal, previamente tamizadas. Mezclamos con una espátula. Ahora meteremos en una manga pastelera con una boquilla lisa e iremos formando las soletillas sobre la bandeja del horno, cubierta con papel de hornear. Espolvoreamos con azúcar glass. Metemos en el horno precalentado a 180º durante unos doce minutos. Saldrán unas 22 soletillas. Reservamos.



Una vez que tenemos las soletillas preparadas procederemos a  preparar las natillas. Para ello lo primero que haremos será separar las claras de las yemas. Ponemos a calentar el litro y 250 ml. de leche, junto con la rama de canela y la corteza de limón, procurando que no llegue a hervir. Mientras montamos las claras a punto de nieve, añadiéndole el azúcar, poco a poco, al final. Conseguiremos las claras montadas cuando formen picos. En la misma leche que tenemos en el fuego vamos a ir cociendo cucharadas de merengue. Lo haremos poniendo montoncitos de merengue y cociendo unos dos minutos por cada lado. Cuando los saquemos pondremos a secar sobre un paño limpio. Así procederemos hasta que se cueza todo el merengue.
Batimos las yemas de huevo y reservamos. Ponemos la maicena en el vaso de leche y removemos hasta que se integre todo. Entonces retiramos la leche del fuego, quitamos la canela y el limón y añadimos las yemas batidas, removemos bien con las varillas manuales y ponemos de nuevo al fuego. Añadimos la leche con la maicena y removemos hasta que cuaje.
Ahora procederemos al montaje. En una fuente de cristal o similar pondremos una base de bizcochos de soletilla. Regamos con un generoso chorreón de anís. Añadimos una primera capa de natillas. Después ponemos por encima otra capa de bizcochos, que de nuevo regamos con el anís. Ponemos encima las islas de merengue y regamos con las natillas (las mías al estar más espesas cubrieron todo el merengue, tapándolo, por lo que tuve que ir sacando para que se vieran por encima, así que lo mejor hubiese sido ponerlas directamente encima de la última capa de natillas, aunque el orden de los factores no alteró el producto). Espolvoreamos con la canela molida y con el crocanti de almendra. Esperamos que se enfríe e introducimos en el frigorífico hasta la hora de servir.

Yo creo que con esta receta he agotado todas las calorías posibles en esta Semana Santa, así que, entre ésta y otras razones, me voy a tomar un descanso en el blog y no voy a volver hasta el lunes que viene. Os dejo también un recopilatorio de todas mis recetas de Semana Santa, publicadas en años anteriores, esperando que probéis alguna y deleitéis a vuestros invitados con ellas (pinchad en la foto para que os lleve al enlace).


Feliz Semana Santa.

También te gustará

42 comentarios

  1. Qué ilusión hace el encontrar recetas que hemos probado en nuestro pasado, en nuestra infancia, y no tan infancia, y es que siempre he dicho que además estas historias de recetas asociadas a recuerdos son uno de los pilares de los blogs de cocina de muchos de nosotros, y es que se nota.

    Tiene que estar delicioso, tengo tantas recetas tuyas Lidia por hacer, qué de verdad, no sé dónde meterlas ya :)

    Es el clásico postre que sin probarlo sé que me gustaría.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Hacerlas al completo desde 0 no las hemos preparado nunca, pero en casa no se conciben unas natillas sin bizcochos, galletas...y un secreto, mi padre se las comía con pan "migao", cosa que hereda su nieto y asi lo hace...Lidia es de matricula de honor, apetecible al máximo....!!! Últimamente no estamos mucho por los blogs, ya sabes el porque, pero si cortesmente venimos a los mas amigos, que paséis toda la familia una feliz Semana santa...
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Esto te lo robo! yo hago algo parecido con soletillas bien borrachas y con flan pero así casi me gustará más.... pronto lo sabremos! Besos

    ResponderEliminar
  4. Los sabores de la niñez nunca se olvidan y que ilusión recuperarlos verdad?
    Disfruta mucho de estos dias y que te sirvan para descansar y desconectar un poco que es mucho lo que llevas ahora con el trabajo y los niños.. cuidate y mimate. Un beso bien grande!!

    ResponderEliminar
  5. Que pintaza tiene esto Lidia, me encantan este tipo de postres con aspecto rustico y casero, son mi debilidad!!!


    Por fin me reincoporo de mi baja bloguera, ya totalmente recuperada, espero no perderme ni uno solo mas de tus post, asi que ahora mismo voy a darme una vueltecita por aquí para ver tooodo lo que me he perdido en estos ultimos meses.

    Un besote grande guapa!!

    ResponderEliminar
  6. con lo que le gusta a mis padres las natillas esto se lo tengo que hacer

    ResponderEliminar
  7. Que maravilla... uf que cosa más rica!!! Los bizcochos son una de las cosas que llevo tiempo queriendo hacer, si además son para esta tarta ya sería genial!

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  9. madre mía!!! pero que buenísima...efectivamente con esto gastamos todas las caloría, no de Semana Santa de un par de meses....pero vale la pena
    http://inukares.blogspot.com/2013/03/crema-de-chayotes.html

    ResponderEliminar
  10. Típico plato de abuelas que no le falta ni le sobra nada. Sabores inigualables e inconfundibles de la cocina tradicional que por más que pasen los años jamás pasarán de moda.
    Me alegra que lo publiques.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  11. Esta me la llevo, que me recuerda a algo muy parecido. Pero este es más completo, jeje.

    Saludos

    ResponderEliminar
  12. LIDIA POR DIOS QUÉ COSA IMPRESIONANTE, ESTO ES DEMASIADO, NO ME QUEDARÁ MÁS QUE PECAR. QUÉ BIEN QUE HAYAS PODIDO RECUPERAR ESTA RECETA CON AYUDA DE CARMEN. BESITOS

    ResponderEliminar
  13. Tu me quieres matar del golpe?? Jajaaa, ha sido verla y ponerme como una loca, esto tiene que estar para chuparse los dedos y yo sin comer todavía!!
    Me la guardo!!!
    Besotes preciosa!!!

    ResponderEliminar
  14. Tiene una pinta deliciosa, me llevo un trocito para probar ;) BEsitos

    ResponderEliminar
  15. Quiero pecaaarrr...Qué pinta Lidia!!!
    Muchas gracias por tu felicitación, eres lo más...Pásalo bien y disfruta de tu merecido descanso!!!

    ResponderEliminar
  16. Un postre divino, menuda pinta. Bss.

    ResponderEliminar
  17. me queréis matar entre todas!! Voy a anular mi supscripción a todos los blogs que con las recetas de semana santa voy a coger 1000 kilos, creo que he empezado en malas fechas mi dieta... pensándolo bien, me voy a mercadona a comprar todos los ingredientes de la receta y la semana que viene lo intento de nuevo (lo de la dieta) jajjajaj

    ResponderEliminar
  18. Me encanta.!! No lo habia visto nunca, pero me ha cautivado.
    Siempre es bueno recuperar recetas de la infancia, te dan buenos recuerdos.
    Besos

    ResponderEliminar
  19. Que recuerdos nos traes...que maravilla...me encanta la receta, es especial, me la llevo, tengo muchas tuyas...se me van acumulando!

    ResponderEliminar
  20. Mogollón de ingredientes Lidia, pero desde luego el resultado es para echarle valor y ponerse a ello, porque esas fotos dan unas ganitas de coger una cuchara y no parar que no veas. Un postre más que genial.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  21. ¡Madre mia ,este postre es una maravilla y muy parecido a uno que hacia mi abuela ! Me ha gustado muchisimo .Felicidades porque te ha quedado genial

    ResponderEliminar
  22. Lidia vaya bizcochada con natillas más estupenda. Pedazo cocinera estas hecha. Nunca he probado esto pero están entrando unas ganas tremenda de ponerme a ello. Un postre tradicional pero sorprendente.

    Un beso y hasta el lunes, que pases buena semana santa.

    ResponderEliminar
  23. Lidia, enhorabuena por este postre. Tiene una pinta absolutamente tentadora y si es pecado pues que lo sea... a mí con esto no me importa pecar en Semana Santa. Una receta que me apunto ahora mismo y no quiero perderla de vista de ninguna de las maneras. Un besazo y que disfrutes mucho estos días.

    ResponderEliminar
  24. Este tipo de postres "de toda la vida" al final son los mejores lidia.
    Se ve delicioso
    Besitos

    ResponderEliminar
  25. no quiero ni pensar lo rico que tiene que estar este postre y con las soletillas caseras, no se pero a mi las de mercadona no me gustan nada pruebo tu receta que tienen que ser muy ricos,

    ResponderEliminar
  26. uff, adoro estas recetas!!los mejores postres!

    ResponderEliminar
  27. uff, adoro estas recetas!!los mejores postres!

    ResponderEliminar
  28. En mi casa se hacía un postre parecido, pero sí recuerdo que tenía una capa de chocolate (será porque en casa todos somos incondicionales de él) y al verlo me ha recordado mi infancia. Descansa estas vacaciones. Bs

    ResponderEliminar
  29. Por dios, si es que no le falta de "ná" jajaja que cosa más riquisima, me llevo la receta, esta no me la pierda aunque explote de gorda!!! Besos

    ResponderEliminar
  30. Mi querida Lidia si te digo lo que siento, es que el pecado es no tomarse esta delicia, pero pecado mortal, te ha quedado una fuente de natillas para comerselas como se dice en mi pueblo en una senta, jejede verdad que estan espectaculares, y de gran lujo con esas soletillas caseras, Mil besicos

    ResponderEliminar
  31. No conocía este postre, pero creo que tiene que estar absolutamente delicioso. No puedo ver estas cosas tan ricas antes de cenar...
    Muchos besos y que pases una buena Semana Santa.

    ResponderEliminar
  32. Pues no conocia yo este postre. Igual que la famosa tarta de galletas de las infancias ajenas que descubri en los blogs. Tendre que ver de probarlo porque viendo toda la preparacion creo que ¡¡me va a encantar!!

    Besos
    Bea

    ResponderEliminar
  33. Pues no sé si ésta Semana Santa o después... pero peco seguro! acabo de anotarla... jijii la penitencia será unos cuantos Kmts. en bici... quien algo quiere...
    Besitosss.

    ResponderEliminar
  34. Yo no la conocía pero tiene que estar tremenda y tú súper contenta por haberla encontrado.

    besos

    ResponderEliminar
  35. Delicioso este postre tan rico y cremoso.Besos

    ResponderEliminar
  36. Uy por dios invítame a merendar que a mi me me da igual el nombre que tengan!
    Un saludo
    Angi

    ResponderEliminar
  37. Es ideal poder rescatar las recetas que hemos comido durante nuestra infancia y que tenemos idealizado su sabor!
    Ana de JUEGO DE SABORES



    ResponderEliminar
  38. Este es el postre de nuestra infancia,el de nuestras navidades,que no sabes que ilusión me hace ver...Me taren deliciosos recuerdos!!

    ResponderEliminar
  39. Hola! En mi pueblo, Alcázar de San Juan, la bizcochá es uno de los postres, desayuno o merienda más típicos, la hacemos con unas tortas que venden aquí, las tortas de Alcázar, parecidas a las soletillas pero más esponjosas y grandes, las bañamos en leche hervida con canela y por encima ponemos las claras a punto de nieve. Es un postre fácil, rápido y muy rico. Aquí puedes encontrar la receta y ver como son las tortas:
    http://www.tortasdealcazar.com/
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  40. Hola, yo también había comido este postre en casa de una amiga, pero su abuela guardaba celosamente la receta. He ido probando porque no había encontrado nada hasta ahora. Esta señora lo terminaba rociando con azúcar quemada

    ResponderEliminar

Google+ Followers

Seguidores de BLOGGER

networked_blogs

Subscribe