08 marzo 2013

PASTELES "SAN MARCOS"

 Hace unas semanas nos sorprendía Yolanda, de Cocido de Sopa con la convocatoria de un concurso. Ya sabéis que siempre ando muy mal de tiempo, pero me comprometí a participar y aquí os traigo mi aportación. Desde el principio ésta era la propuesta que tenía en la cabeza, ya que últimamente me ha dado por la repostería tradicional. Lamentablemente en cuestión de estética nada tienen que ver estos pasteles con los que venden en las pastelerías, pero, en cambio el resultado al paladar dice lo contrario. Están tan buenos que no podía dejar de publicarlos y presentarlos al concurso. La tarta San Marcos ya la publiqué hace mucho tiempo en el blog y me apetecía preparar la versión en pastel o pastelito. Vi la ocasión idónea a través del concurso de Yolanda y aquí os la dejo.


Para hacer estos pasteles visité varios blogs por Internet y la versión que más me gustó fue la de El Cocinicas, La receta es muy buena, aunque para la próxima vez usaré un aro de repostería para hacer los pastelitos, porque la mayor dificultad de la receta ha sido cortar los pastelitos y que quedaran con una forma decente.
 INGREDIENTES:

  • Para el bizcocho genovés:
  • 4 huevos
  • 120 gr. de azúcar
  • 120 gr. de harina
  • 10 gr. de azúcar avainillado
  • Para el almíbar (aunque yo no lo hice porque tenía que me había sobrado de otra preparación)
  • 120 gr. de azúcar
  • 100 gr. de agua
  • Zumo de medio limón
  • Nata:
  • 1 Kg. de nata para montar (yo puse 900 gr.)
  • 150 gr. de azúcar glass (yo puse algo más)
  • 2 sobres de gelatina neutra en polvo (yo puse marca Royal)
  • Para la crema de yemas:
  • 5 yemas de huevo (con las claras que me sobraron hice una tortilla de claras)
  • 85 gr. de agua
  • 100 gr. de azúcar
  • 20 gr. de maicena (yo puse 40 gr.)
  • Azúcar moreno para quemar

 PREPARACIÓN:
Lo primero que haremos será el bizcocho genovés, para ello separamos las claras de las yemas. Montamos las claras a punto de nieve y reservamos. Batimos el azúcar con las yemas hasta que blanqueen éstas. Añadimos poco a poco a la mezcla de yemas y azúcar la harina tamizada y mezclamos con cuidado, y después de integrarse añadiremos las claras montadas con movimientos envolventes, hasta integrar del todo. Engrasamos un molde rectangular o cuadrado desmontable (el mío era cuadrado de 23cmx23cm) y vertemos la mezcla dentro. Metemos en el horno que estará precalentado a 180º y horneamos durante unos 25 minutos. Mientras se hornea prepararemos el almíbar, para ello ponemos los ingredientes en un cazo y cuando llegue a ebullición dejamos durante unos cinco minutos más. Retiramos y dejamos enfriar. Cuando el bizcocho esté hecho sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.

 Mientras se enfría el almíbar y el bizcocho vamos a montar la nata. Tendremos la nata bien fría en el frigorífico y montaremos con unas varillas eléctricas (yo con la Kitchen Aid), cuando haya cogido cuerpo la nata añadiremos la gelatina en polvo y el azúcar y terminamos de montar. Reservamos en el frigorífico. Y por últimos prepararemos la crema de yemas. Separamos las claras de las yemas (las claras las usaremos para otra preparación). Ponemos un cazo el azúcar con el agua y dejamos hasta que se convierta en almíbar, y ésto se conseguirá durante unos minutos hirviendo. Batimos las yemas de huevo con unas varillas eléctricas y poco a poco vamos añadiendo el almíbar en forma de hilo. Batimos todo y sacamos un poco de la mezcla, que mezclaremos con la maicena. Ponemos la mezcla en un cazo al fuego y añadimos la maicena, removemos con unas varillas manuales durante unos cinco minutos al fuego. Sacamos y reservamos.
 Procederemos al montaje. Para ello cortamos el bizcocho en dos planchas. Ponemos dentro del mismo molde donde se ha horneado (yo no lo hice, porque el bizcocho encogió en el horneado y quedaban los extremos vacíos) o dentro de un aro de pastelería (el mío tampoco lo pude usar porque era más grande que el bizcocho), porque lo suyo es que para montar la tarta quede bien sujeto todo. Yo como no pude lo hice igual que El Cocinillas, sin aro ni molde, aunque después es más difícil cortar. Bañamos el primer bizcocho en almíbar, después añadimos la nata, ponemos la otra plancha de bizcocho y también bañamos con el almíbar. Por último terminamos con la crema de yemas ( a mi al no estar sujeto por nada la tarta, se me resbalaba por los extremos la crema, aunque ésto lo evitaréis poniendo el molde o el aro de pastelería). Esparcimos el azúcar moreno por encima y quemamos con el soplete. Metemos en el frigorífico de un día para otro. Sacamos, vamos desechando los filos y cortando en rectángulos los pastelitos. Con estas cantidades da para diez, más o menos, dependiendo del tamaño que le deis.
Son unos pastelillos para comer con cucharilla, debido a la cantidad de nata que tienen, y seguro que harán las delicias de vuestros comensales. Pienso seguir versionando todos los pasteles que podemos encontrar en nuestras pastelerías tradicionales. He descubierto que me encanta este tipo de repostería, pero casera, que se todo lo que lleva. Con  uno de estos pastelitos os dejo todo el fin de semana esperando que disfrutéis de él, aunque sea pasado por agua.
Lidia.

42 comentarios:

  1. Me parece una delicia y es que te ha quedado perfecto...besos

    ResponderEliminar
  2. Así que añades la gelatina en polvo a la nata, esto tengo que probarlo. Hemos hecho una tarta de San Marcos una vez, y aunque a la nata la pusimos firme con la KA, le faltaba esa consistencia industrial tan firme, me temo que me va gustar.

    Impresionante, aspecto inmejorable!

    PD/ Yo algunas pastelerías si las trago, otras han pasado a la historia, de todas maneras de unos años aquí han cerrado las que eran peores con diferencia.

    ResponderEliminar
  3. Qué pinta más estupenda!!! Anda, pásame uno para la merienda de la tarde :)
    Yo esto lo veo de grado superior, pero algún día llegaré ;)
    besos

    ResponderEliminar
  4. Un clasíco de lo mejor que tenemos en España en reostería, a mí me gusta muchísimo. Suerte en el concurso!! BS

    ResponderEliminar
  5. Vaya pastelitos ricos para endulzar el viernes y la tarta de requesón y tomates cherry ya es una pasada ¡Delicioso!
    Feliz viernes.

    ResponderEliminar
  6. Tienen que estar estupendos, qué delicia!! Un abrazo, Clara.

    ResponderEliminar
  7. Que delicia! suerte en el concurso!

    ResponderEliminar
  8. Es una preparación estupenda, con una pinta espectacular y seguro que muy rica.
    Suerte en el concurso.
    Besos
    Jorge.

    ResponderEliminar
  9. En casa es una de las tartas que más nos gusta.
    Des de pequeña ha sido un clásico en los cumpleaños, así que un hurra por la pastelería tradicional!!
    La única diferencia es que nosotros ponemos nata y trufa. Prueba lo, seguro que te gusta.
    Besitos MAR, de EQNME

    ResponderEliminar
  10. Qué artistaza!! Feliz finde.. muchos besitos!

    ResponderEliminar
  11. Yo no los hice nunca, tampoco los comí, ni en versión tarta. Pero tienen una pinta estupenda. Mucha suerte! Un besiño.

    ResponderEliminar
  12. Que buena, es de las que más me gustan, y no es verdad los pastelitos te han quedado perfectos, si no no parecerian caseros. Besos

    ResponderEliminar
  13. Qué receta tan chula, me gusta mucho lo de la gelatina, es un buen truco. Mucha suerte en el concurso, yo a este ritmo no llego. Besos

    ResponderEliminar
  14. qué buena pinta para tomárselo con un buen café!...no puede ser más apetecible!

    ResponderEliminar
  15. Solo puedo decirte que se me hace la boca de agua de solo ver esa capa de azucar tostado por encima. Yo creo que tiene que ser dificil cortarlos, pero el resultado bien vale la pena. A mi también me gusta la repostería tradicional y hecha en casa mucho mejor. Besos y buen fin de semana!!

    ResponderEliminar
  16. Ainss, adoro el san marcos Lidia, es uno de mis pasteles preferidos y te ha quedado de lo más lucido!!
    Me llevo tu receta que estoy segura que el éxito está garantizado!!
    Mucha suerte en el concurso!!
    Besotes guapa!!!

    ResponderEliminar
  17. Madre mía, se ve estupendo, tiene que estar riquísimo. Besos

    ResponderEliminar
  18. Gostei desta versão.
    Ficaram lindos e com certeza que uma delicia.
    bjs

    ResponderEliminar
  19. Deliciosa sugerencia... me encanta esta tarta y a modo individual tampoco está mal!!!
    Gracias por compartirla!!!

    ResponderEliminar
  20. Lo voy a intentar!! Vaya pinta!! Maica.

    ResponderEliminar
  21. Que buenos quedan estos pastelitos, me están entrando ganas de tomarme uno, no te extrañe si desaparecen..

    ResponderEliminar
  22. A mí me pasa igual Lidia, me ha dado por hacer pasteles tradicionales, es como una especie de reto que me he marcado yo misma. Me encantan y sobre todo para comerlos siempre parecen más apetecibles los bocados más pequeños, al menos para mí. Lo suyo es conseguir que queden con aspecto de pastelería pero mejorando el sabor. Te copio estos guapa, que me han encantando, aunque no tengo aro y me veo peleando con la nata, grrr
    Besitos.

    ResponderEliminar
  23. La San Marcos siempre ha sido de mis preferidas, que buena!! Y la nata que bien queda montada con la gelatina. Besos

    ResponderEliminar
  24. Que idea más buena, de estos me tomaba yo unas cuantos.

    Saludos

    ResponderEliminar
  25. Hola Lidia, desde luego a la vista son muy apetitosos y ya les gustaría a más de una pastelería hacerlos con este aspecto. Sólo de verlos me dan ganas de tomarme un par de ellos... Enhorabuena y mucha suerte en el concurso!

    ResponderEliminar
  26. Me encantan este tipo de pasteles, con nata o merengue y con crema. Estos tienen una pintaza irresistible!
    Un besico.

    ResponderEliminar
  27. Pues muy rica que te ha quedado la San Marcos ¡todo un clásico!
    Y mi pregunta es.. he visto lo de la gelatina en polvo para la nata, nunca lo he probado así, yo a veces para que coja cuerpo le pongo hojas de gelatina diluidas pero jamás se me ocurrió añadirle en polvo, ¿te quedó con suficiente cuerpo? según las fotos parece que sí pero me gustaría que me lo confirmases porque de ser así lo llevaré a la práctica cuando haga tartas! que no hay cosa que me de más coraje que la nata se afloje con el paso de las horas.

    ResponderEliminar
  28. ¡Qué rico ese pastel de San Marcos! Es de las tartas que han sido de las favoritas de mi madre. Si viera esta, ¡ay Dios!, ya me estaba pidiendo que le hiciera una. Y no sería mala idea para espantar con el buen sabor de esta tarta muchas amarguras.

    Lo de emplear gelatina en la nata al montarla es algo que en alguna otra ocasión he oído, y me surge una curiosidad: ¿con qué textura queda la nata? ¿durita?

    Te deseo mucha suerte en el concurso y no puedo menos que agradecerte el haber participado en él.

    Y no me marcho sin recordarte que el 18 de marzo publicaré un recopilatorio con todas las recetas participantes para que así puedas elegir tus tres recetas favoritas y votar por ellas.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  29. Chiquilla, no me seas exigente, ¿cómo que no te quedaron como las pastelerías? si te quedaron geniales, es uno de los preferidoss de mi madre, lo que disfruta ella con su pastelito, ains
    Besitos

    ResponderEliminar
  30. Me parece un pastel riquisimo al cuál en mi casa mi marido es adicto a él jajaja.Besitos

    ResponderEliminar
  31. deliciosamente rico y muy fotogenico
    suerte
    buen finde beso

    ResponderEliminar
  32. Lidia, donde estén los dulces tradicionales que se quite todo lo demás. Por algo han sobrevivido años a las modas y pasado de generación en generación hasta llegar a nosotras ¿no? Si no merecieran la pena habrían caído en el olvido.

    Yo soy muy fan de la Tarta San Marcos, me trae unos recuerdos muy entrañables de mi infancia que se cuando más la he comido. Hace años que le hinco el diente a este dulce y me has despertado unas ganas enormes con tus pastelitos. Esas fotos, esos bizcochos, esa nata, esa crema de huevo...uf...me han puesto enfermita de gusto !!!

    Mucha suerte en el concurso de Yolanda, la lista es larga y las aportaciones buenas de modo que lo vamos a tener difícil a la hora de votar...jajaja !!!

    Bss y feliz finde (aquí, por cierto, luce un sol de escándalo)

    ResponderEliminar
  33. Pues tienes toda la razón, hay que reconciliarse con la repostería nacional, que la de fuera está muy bien, pero la nuestra en la que tenemos que defender.
    Desde este mes, me he propuesto preparar una receta todos los meses, a ver si soy capaz.

    El paso a paso es fenomenal Lidia.

    Besos.

    ResponderEliminar
  34. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  35. La tarta San Marcos siempre ha sido la favorita en casa. Te han quedado fantásticos estos pastelitos!
    http://misbizcochoscaseros.blogspot.com

    ResponderEliminar
  36. Lidia desde que la vi en FB tenia ganas de venir a "robarte" la receta es de las tartas que mas puede gustar en mi casa y a mi catador particular, si tuviera tiempo me gustaría hacerla para el día del Padre, pero se quedara para San Antonio, lo veo mas claro, jaaaa, tratandose de mi.
    Esta espectacular, que dominio tienes ya en la repostería.
    Yo aun no me he peleado con todas las pastelerías, pero si con las panaderías y eso que no uso MM-
    Lo dicho Lidia, que maravillosa esta tartaza.
    Bss desde Almeria

    ResponderEliminar
  37. Vaya postrazo y vaya pinta que tiene. Buenísimo. Mucha suerte.

    ResponderEliminar
  38. Tiene una pinta deliciosa. Gracias a Yolanda, y su poder de convocatoria, he conocido tu blog, y me quedo.
    Un saludo

    ResponderEliminar