ENSALADA MALAGUEÑA O CUANDO UN AMIGO SE VA....

lunes, mayo 06, 2013

A veces no entiendo como la vida puede llegar a ser tan injusta y cruel....Ayer, cinco de mayo, Sofía, mi sobrina, la hija de mi cuñada María José iba a celebrar su primera Comunión. Todo estaba preparado para su gran día......, pero una llamada de teléfono lo truncó todo.... Emilio y yo nos conocimos en el parvulario, su apellido Montes y el mío O (de la O) hacía que siempre estuviésemos sentado juntos... Bonachón como nadie, agradecido de todo, y feliz, sobretodo siempre feliz...... La vida hizo que tuviésemos muchas más cosas en común, fue trabajador nuestro en la constructora durante muchos años, uno de los pocos que nunca se quejó de nada y al que siempre le venía todo bien. Se casó con Yolanda, hermana de Raúl, el marido de mi cuñada María José..... Ni en tiempos de crisis le ha faltado el trabajo. Una vida perfecta.  Su hijo Martín, de cuatro años es la viva imagen de Emilio. Hace no más de quince días le hice su tarta de campo de fútbol, la que el mismo Emilio me encargó. Después del cumple Emilio me llamó, como otras veces había hecho: ¡Lidia, eres una artista!, como siempre, la tarta un éxito. Esas fueron las últimas palabras que intercambié con él..... Ayer por la mañana todo estaba preparado para la comunión de Sofía, él mismo le había comprado el vestido de comunión, no porque fuese su padrino, que no lo era, sino porque a él le apetecía comprarle el vestido... Emilio ayer no se despertó, a sus 37 años, nos dejó a todos pensando en qué ha hecho él a la vida para que tan pronto, y sin motivo aparente, nos deje. Sin saber ni siquiera la razón de su muerte, ni tan siquiera eso....Los compañeros de Sofía ayer se preguntaron en la Iglesia porqué su amiga no venía... Ni ella misma, a sus nueve años, entendía el motivo por el que ayer no podía hacer la Comunión, ni tan siquiera porqué su tío Emilio ya no estaba con nosotros... Con estas palabras no quiero hacerle a Emilio ningún homenaje, porque lo que quiero es que siga entre nosotros, no entiendo porqué se ha tenido que ir, si a él aún no le tocaba, no....sólo quiero quejarme a quien corresponda de que ésto no puede ser así, no, no se pueden morir las buenas personas, no, y menos tan jóvenes....

No tengo muchas ganas de escribir nada, ni siquiera una receta tan sencilla como la que os traigo hoy, aunque la vida sigue, y hay que seguir para adelante. Por suerte Sofía podrá hacer la comunión cualquier otro día, mi blog seguirá adelante, Martín cumplirá muchos más años, pero lo que no podremos hacer nunca es volver a encontrarnos con Emilio. 



INGREDIENTES (Para dos personas):

PREPARACIÓN:
Lavamos bien las naranjas y las congelamos para que después sea más fácil pelarlas. En una olla con abundante agua coceremos las patatas con piel hasta que estén tiernas. En ese mismo agua también podemos cocer los huevos. Cuando las patatas estén cocidas dejamos templar un ratito y después las pelamos, y cortamos en rodajas. Sacamos las naranjas del congelador, las pelamos y también las cortamos en rodajas.

Podemos montar el plato de la forma que más nos guste. Yo lo hice en capas, con la ayuda de un aro de emplatar o más sencillo, en un plato, disponiendo los ingredientes de la mejor forma posible. Para ello añadimos un poco de sal a las patatas, ponemos encima una capa de rodajas de naranja, coronamos el plato con bacalao, con las aceitunas negras y con el huevo cocido. Añadimos el aliño que habremos preparado con el aceite y un poco de mermelada de naranja amarga, al que añadiremos un poco de sal. Rociamos encima de la ensalada, acompañamos con un poco de cebollino picado y servimos.

Y por hoy es todo lo que tengo que deciros.
Lidia.

También te gustará

41 comentarios

  1. Hola
    Después de leer tu entrada no se ni que decir, me he quedado sin palabras, la vida es muy cruel, es muy dura, se trunca l vida de una personajoven, así, sin más ni más, lo siento muchísimo

    Ya ni se que comentar sobre la ensalada
    Un beso muy grande

    ResponderEliminar
  2. Caray Lidia, qué joven, lo sentimos mucho. A veces la vida es tan injusta, es inútil intentar encontrar una explicación, es una de las peores noticias que uno puede recibir, pobrecillo.

    Mis condolencias sinceras y te acompañamos en el sentimiento, esto es muy doloroso y sólo el tiempo es capaz de esconder el dolor, aunque los buenos recuerdos jamás morirán.

    Descanse en paz.

    ResponderEliminar
  3. Cuanto dolor tienes que tener dentro de ti, cuanta pena y cuanta desesperación..lo sé por experiencia! es duro muy duro lo que estas viviendo y lo que estará pasando esta familia..de una fiesta a un duelo!! las paradojas de esta vida que cuando quiere nos da zarpazos en el corazón.

    Te escribo con todo el alma y el cariño, él también estará siempre contigo en todos los recuerdos que viviste con él, por eso la vida no se puede dejar de vivir cada segundo y asi guardar bien archivados todos los buenos momentos que son los que nos ayudan a tirar para adelante.
    Espero que nos veamos muy pronto y darte un gran abrazo, te doy las gracias por sacar fuerzas y publicar una ensalada tan maravillosa.

    ResponderEliminar
  4. Lo siento mucho Lidia. Es duro ver que se la gente a la que quieres se va tan pronto.
    Mis condolencias a la familia
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Lo siento mucho. Yo tampoco entiendo por qué la vida es tan injusta... ¿cómo se aceptan estas cosas? ¡es imposible!
    mucho ánimo...

    ResponderEliminar
  6. Esta vida, a veces, es muy difícil de entender y muy injusta. Mucho ánimo para todos, Lidia. Bs

    ResponderEliminar
  7. Me has dejado de piedra, Lidia. Mucho ánimo.

    ResponderEliminar
  8. Lo siento mucho Lidia, sé que no hay palabras para expresar estas injusticias dolorosas de la vida, pues incluso para mi sin conocerlo ha sido duro leer esta entrada.
    Mucho ánimo para ti y para toda su familia, hoy la ensalada es lo de menos aunque magnífica, sirve para dar color a este post tan triste.
    Mil besos.

    ResponderEliminar
  9. Mucho ánimo, hay cosas que no se pueden llegar a entender y sólo queda mirar hacia adelante para seguir avanzando aunque lo que más apetezca sea hacerse un ovillo.

    Un abrazo fuerte!

    ResponderEliminar
  10. la verdad es que la vida esta llena de sorpresas y mcuhas de ellas no tienen ecxplicacion, seguro que Emiliio siempre estara vivo en vuestro recuerdo, se nota en tus palabras estan llenas de cariño. La receta queda en un segundo oplano, pero me ha encantado, un plato senlioo y muy fresquito para el tiempo que entra..un besito y mucho animo, la vida sigue! ;)

    ResponderEliminar
  11. A vida ás vezes é tão injusta,acho injusto morrer jovem.
    Mas a vida é assim o importante é que ele continua nos vossos coraçôes.
    A sugestão é uma delicia.
    Boa semana
    bjs

    ResponderEliminar
  12. Mucho ánimo, son cosas que no se entienden.

    Saludos y abrazos.

    ResponderEliminar
  13. Un terrible trance por el que estais pasando toda la familia, realmente triste y muy doloroso.
    Francamente no tengo palabras, solamente desearos mucho ánimo....
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Que entrada tan triste y conmovedora, pero como tú dices, la vida sigue y hay que echar palante, mucho ánimo y besotes, por cierto la ensaladita una delicia!

    ResponderEliminar
  15. Lo siento mucho querida Lidia...La vida puede llegar a ser terriblemente dura.
    Pocos días antes de Navidad perdimos a uno de nuestros mejores amigos ( 45 años ) del mismo modo. Se desplomó y...Todo terminó, nada más...Su hijo tiene 6 años y tuvimos que buscar por internet la mejor manera de comunicárselo, a él y a mi pequeña Julia...
    Tenemos que aprovechar al máximo el tiempo que estemos por aquí, porque somos como maripositas...
    Un fuerte abrazo...
    Me gusta mucho esa ensalada, pero...Qué triste!!!

    ResponderEliminar
  16. Hola bonita, te acompaño en tu dolor, y te envio mucha fuerza en estos momentos.
    Te mando un gran beso preciosa.

    ResponderEliminar
  17. La vida, a veces como han dicho en otros comentarios... es injusta y da unos palos que no sabemos por donde vienen.Pero cada uno nace con su destino escrito y no hay mas,ahí no se puede hacer nada...ánimo a todos y " la vida sigue"
    Elisa García.

    ResponderEliminar
  18. Lidia, es tan duro ver irse a personas jóvenes, que tienen la vida por delante...
    No hay nada que pueda decir que hará que sea menos duro pero sí sé lo que es, lo que se siente, y lo que duele...
    Como dices, la vida sigue, nos reponemos, poco a poco, y tenemos que hacerlo, sobrevivimos.
    La memoria siempre está ahí, y las personas siguen vivas en nuestros mejores recuerdos.
    Un homenaje precioso con una receta sencilla y deliciosa.
    Un beso y un abrazo muy grande,
    Aurélie

    ResponderEliminar
  19. Es que no se puede decir nada...no dejo de pensar en ese niño de cuatro añitos :(

    ResponderEliminar
  20. No existe ninguna palabra de consuelo para algo así, también he perdido a seres queridos jóvenes en los últimos años, y puedo asegurarlo. Pero nadie se va para siempre mientras haya personas que le recuerden. Me parece un gran esfuerzo el que has hecho escribiendo la entrada de esta estupenda ensalada en tu situación. Mucho ánimo a ti y a los seres queridos de Emilio. Muchos besos guapa

    ResponderEliminar
  21. Menudo mazazo!
    Ante algo asi es imposible encontrar palabras de consuelo; no se puede entender porque todo sigue igual cuando a ti se te ha hundido el mundo a tus pies.
    Lo siento muchísimo. Un besazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  22. Así de injusta es la vida, y no podemos hacer nada, mucho ánimo y fuerzas para seguir.

    Besitosss

    ResponderEliminar
  23. Hola Lidia, en éstos momentos no hay palabras que consuelen, sobre todo porque en una persona tan jóven no se puede esperar una cosa así, pero la vida a veces es injusta, rara, y por eso no entendemos una muerte así, tan rápida y sin aviso, menos mal que el tiempo lo cura todo, al menos el dolor de éstos momentos tan duros...y la paradoja...la receta, porque la vida sigue para los demás y no sabemos nunca a dónde nos lleva ni lo que nos depara el futuro...
    Un besito para todos y adelante!

    ResponderEliminar
  24. La vida no es justa, nunca es justa y mucho mas cuando se nos van personas tan jóvenes

    ResponderEliminar
  25. Joder... no sé que decirte... que duro, se me han puesto los pelos de punta, uf...

    En fin, te puedo dar el pésame, a ti y a la familia, poco más se puede decir

    ResponderEliminar
  26. Mmmm que cosica más rica :)

    Saludos desde EL DUENDECILLO DE MI COCINA ;)

    ResponderEliminar
  27. Lidia, no puedo comentar nada después de leer la entrada....animo...!!!
    Besos

    ResponderEliminar
  28. Mucha fuerza Lidia, estas cosas pasan, pero a nadie le gusta que le toque de tan cerca. Mucho ánimo

    ResponderEliminar
  29. Lo siento muchísimo, Lidia. Es una pena una persona tan joven, la vida es muy injusta! Mucho ánimo para todos! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  30. No tengo nada que decir más allá de expresar mis condolencias y dar gracias por seguir aquí. Ánimo

    ResponderEliminar
  31. Lidia, mi niña, siento muchísimo esa pérdida. Sí que es injusta la vida, nunca he podido, puedo, ni podré entender como se acaba la vida así sin más, cuando se supone que aún queda mucho por vivir.
    Besitos y muchísimos ánimos cielo

    ResponderEliminar
  32. Lo siento, después de leer tu entrada se nota que estás triste y con la impotencia de no poder cambiar el destino de las cosas.
    No sé que más decirte sólo que como tú dices que la vida sigue y que el tiempo atenúa el dolor y siempre vivirá en tu recuerdo.
    Besos

    ResponderEliminar
  33. Mi querida Lidia, cuanto lo siento, y cuanto te entiendo, perdi a mi querido y unico hermano, asi de esta forma de un dia para otro, hace dos años, y todavia no lo entiendo, tenia 46 años, y no solo se ha ido el, la vida de mi madre ya no es vida, vive pero como peor se puede vivir, no queriendo , en fin como buen dices tenemos que seguir, aunque con mucho dolor, bueno decirte que tu ensalada es una delicia, y que hay que aprovechar los ratos buenos de la vida. Miles de besicos preciosa

    ResponderEliminar
  34. No sé qué decirte Lidia, todo lo que se me ocurre me acaba pareciendo que no sirve de mucho en estos momentos. Un abrazo muy fuerte!

    ResponderEliminar
  35. Sin palabras... pero si Dios se lo ha querido llevar, seguro que es porque lo quería a su lado...

    ResponderEliminar
  36. Lidia, te he leído con un nudo en la garganta. Desgarradora historia.

    Mucho ánimo y adelante!

    Bss

    ResponderEliminar
  37. Os acompaño en el sentimiento, un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  38. Lo siento muchísimo, se nota tu dolor en las palabras que has escrito, pero llevas razón cuando dices que la vida sigue, aunque ya nunca sea igual. De la receta que quieres que te diga, genial, no puede ser mas buena, seguro que te habrá costado un mundo ser tan generosa con nosotros para que la tengamos.
    Un beso muy fuerte y animo.

    ResponderEliminar
  39. Que injusta es la vida (yo tuve una situación parecida hace 4 años y aun ni he borrado el teléfono movily nunca lo borrare) y la verdad que no entiendes porque pasan estas cosas.
    Mucho ánimo y un besazo muy fuerte para todos!!!

    ResponderEliminar
  40. Buenas tardes! llevo semanas perdidaaaaaaaaa...y vaya recibimientooooooo! me parece una combinación deliciosa! la pena de la vida es esta unos van y otros vienen...entre tanto se echa de menos...

    ResponderEliminar

Google+ Followers

Seguidores de BLOGGER

networked_blogs

Subscribe