TOMATES CHERRY CONFITADOS, SALSA DE TOMATE CASERA Y TOMATES SECADOS AL SOL

miércoles, septiembre 11, 2013

Hoy tres en uno, y eso que ya han terminado las rebajas. Y es que es tiempo de conservas. Este otoño-invierno tenemos que tener un buen fondo de despensa. Por lo que hay que aprovechar las verduras de temporada. En el caso de hoy tenemos tomates, en distintas variedades  de distintas formas. Los tomates cherry confitados los preparé por la necesidad de gastar más de un kilo de tomates cherry amarillos que me regalaron. Se me ocurrió que podía confitarlos, ya que hace años preparé los cherry normales y nos encantaron de esta forma. La salsa de tomate casera la preparé el otro día para las berenjenas a la parmesana y lo que quedó lo envasé al vacío. Y los tomates secados al sol los hice porque tenía esta asignatura pendiente desde hace años. Son muchas las ocasiones en las que había intentado hacerlos al sol y nunca con buen resultado, hasta que los hice al horno, como os enseñé en su día. Hasta que vi como Tere, de Cocina sin problemas ponía su receta. La seguí y en el primer intento se me achicharraron literalmente, pero no me rendí y los preparé en un segundo intento, éste con un buen resultado. Una serie de trucos que no sabía hacen que salgan estupendos. Son múltiples las posibilidades que tenéis para usas estos tomates, algunas de ellas os las propongo también a continuación.



INGREDIENTES:
  • Para los tomates cherry confitados:
  • Un kg. de tomates cherry (los míos amarillos)
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Una rama de tomillo
  • Un poco de orégano
  • Unos dientes de ajo aplastados
  • Para la salsa de tomate casera:
  • Un kg. de tomates canarios
  • Una cebolla 
  • Dos dientes de ajo
  • Sal
  • Azúcar
  • Una rama de albahaca
  • Un poco de orégano
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Para los tomates secos:
  • Un kg. de tomates pera
  • Sal


PREPARACIÓN:
Para los tomates cherry confitados lo primero que haremos será lavar bien éstos. Y ponerlos en una olla o cacerola amplia, ponemos los tomates, cubrimos con aceite de oliva virgen extra. Añadimos las especias y los ajos machacados y dejamos a fuego lento, yo al 3 de la vitro, durante una hora aproximadamente, o cuando éstos estén tiernos. Introducimos en botes esterilizados  y cubrimos con el aceite. Cerramos bien los botes y esperamos a que se enfríen para meterlos en la nevera. Si queremos guardarlos durante más tiempo les tendremos que hacer el vacío en una olla cubriéndolos con agua y dejando hervir durante media hora, dejando que se enfríe el bote completamente dentro de la olla. 

Son ideales para acompañar ensaladas, pizzas o una bruschetta, como la que yo preparé con rúcula, queso feta y estos tomates, regada con el mismo aceite de confitar los tomates.

La receta de salsa de tomate ya os la puse el lunes con la receta de berenjenas a la parmesana. Para envasarlo y conservarlo durante más tiempo tendremos que hacerle en vacío. Introduciendo en los botes que habremos esterilizado en una olla durante una media hora en agua hirviendo y haciéndoles el vacío volviendo a meter los botes en una olla, cubriendo con agua hasta un dedo por encima del bote y dejando hervir durante otra media hora. Dejar los botes que se enfríen totalmente dentro de la olla y guardar en la despensa. Si decidimos no esterilizarlos, nos durará aproximadamente una semana en el frigorífico.

Los tomates para secarse al sol necesitan de un clima soleado. Aquí en el sur no tenemos problema, son muchos días de sol durante la época estival, y en tres días o cuatro estarán secos, y si los cortamos más pequeños tardará aun menos. Las pistas para hacerlo con éxito son las siguientes. Lavamos y cortamos los tomates en dos y quitamos las semillas (la primera vez los hice rodajas, y se me quemaron, por lo que la segunda los corte en mitades, tardaron cuatro días, pero no se achicharraron como los anteriores). Cubrimos una bandeja de horno con papel de aluminio (en mis anteriores intentos había puesto papel absorbente y el resultado no fue el esperado). El papel de aluminio sirve de reflejo del sol y hace que los tomates cojan más temperatura. Echamos abundante sal por ambos lados del tomate. La sal sirve de repelente para los insectos. E inclinamos la bandeja para que, sobretodo el primer día, cuando suelten líquido éste se vaya para abajo y no quede dentro del tomate, lo que evitaría que éste secara bien. Las sesiones de secado se harán sólo durante el día, las horas de sol, por la noche meteremos la bandeja para evitar el relente. Durante el día le daremos la vuelta a los tomates para que se vayan secando uniformemente por ambos lados. Cuando se hayan secado metemos en tarros esterilizados y cubrimos  con aceite e oliva. Usamos en pizzas, ensaladas, pasta....

Son tres formas muy apetecibles de conservar los tomates de temporada. Algunas podemos hacerla durante todo el año, aunque los tomates secos la época ideal es el verano, así que si queréis aprovechad los días de sol que aún nos quedan para hacerlos.
Lidia.

También te gustará

25 comentarios

  1. Tres formas excelentes de conservarlos, seguro que toda una experiencia. Muy interesantes tus pruebas de secado al sol, oye que es cierto que tiene su aquel...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por esta entrada, está muy bien tener maneras para conservar los productos en su temporada y en este caso 3x1, así que fantástico :)

    ResponderEliminar
  3. Lo de los tomates secos lo tengo pendiente, ahora me pilla fuera de combate, pero para el verano que viene los hago sí o sí. Besos

    ResponderEliminar
  4. Tienes un blog estupendo Lidia!, con unas recetas muy ricas y perfectamente presentadas, así que me quedó por aquí para seguir cotilleando.
    Te invito a que visites mis blogs: www.dulces-y-panes.com y www.elpica-picadepati.blogspot.com
    Besos!

    ResponderEliminar
  5. yo tambien soy muy "tomatera" y me gustan todos
    http://senoritamandarina.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  6. Mmmmm... lo que más me gusta son los tomates secos, aunque las tres recetas te han quedado estupendas! Hay que ver cuantas posibilidades con un solo ingrediente y encima tan sano:)
    Besitos

    ResponderEliminar
  7. Hola preciosa!!! Veo que estás dispuesta a ofrecernos lo mejor y hoy un tres por uno, vaya tela!!!
    Me encantan los tomates y cualquiera de estas tres maneras de prepararlos me parecen una tentación. Soy muy tomatera y me gusta mucho aprovechar todas las opciones disponibles. Así que tus propuestas son perfectas!!!

    Espero que hayas tenido un buen verano!!!

    Besitos cariñosos guapa,

    ResponderEliminar
  8. Una manera estupenda de conservar para el resto del año todo el sabor de los increíbles tomates del verano :o)
    Por aquí ya nada de sol ni de calor así que para los tomates secos tendremos que esperar al año p´róximo!
    Besos,
    palmira

    ResponderEliminar
  9. Tres opciones estupendas de preparar los tomates y muy bien explicadas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Yo tambien soy de tomates secos,en casa nos gustan mucho.3 recetas de lujo.Bss.

    ResponderEliminar
  11. Salsa hecha, y tomates en conserva en proceso. me recuerda cuando era pequeña!! la verdad es que saben mucho más ricos los hechos en casa...

    ResponderEliminar
  12. Una entrada con mucha información que nos vendra fenomenal y que meencantaria poder secar aqui en el norte tomates pero creo que no es posible......besss

    ResponderEliminar
  13. Las tres preparaciones te han quedado magníficas Lidia, una buena lección para conservar los tomates de distintas maneras.
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Una entrada estupenda, Lidia. Quería informarme sobre todo el tema de la conserva de vegetales es interesante pero sé que hay que tener cuidado con la manipulación y el envasado por aquello del bolutismo.
    Tendré esta entrada en favoritos porque me vendrá muy bien.
    Besotes
    Mar

    ResponderEliminar
  15. Qué buenísima pinta que tienen! me encantan.

    besos

    ResponderEliminar
  16. No paras eh?, con el trabajito que es hacer las conservas, yo este verano con tomates en embotado pisto y salsa de tomate frito y me ha encantado ver los secados al sol, que te han quedado de lujo.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  17. Tres maneras de conservar los tomates pero cada una con un toque especial que las hace únicas.
    Un besito desde Las Palmas.

    ResponderEliminar
  18. Nosotras tenemos una bandeja de tomates secados al sol pendiente de envasar. Llevan varios días al sol, pero no le habíamos puesto papel de aluminio. Veo que es importante porque se secarían antes, así que voy a intentar poner otros cuantos así.
    ¡Gracias por las ideas!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  19. Tienen todos una pinta estupenda! Pero me quedo con los confitados. A ver sí me ánimo y los pruebo. Un beso.

    ResponderEliminar
  20. Es una gozada ir saboreando a lo largo del invierno esos botes que en verano se han preparado con tanto esmero. Buena entrada

    ResponderEliminar
  21. te estas preparando una buena reserva para tu despensa, una gozada vamos



    ¡¡besos¡¡

    ResponderEliminar
  22. Buenisima entrada, es digna de todo un tutorial, me encanta!!!

    ResponderEliminar
  23. Vaya entrada !!! Está genial !! Gracias. Feliz jueves.

    ResponderEliminar
  24. Me encanta como te han quedado las tres idea, asique, como no puedo decidirme por ninguna me llevo las tres!!!.
    Besos.

    ResponderEliminar
  25. Una idea estupenda Lidia.
    En casa siempre se han embotado, porque es una verdadera delicia poder disfrutarlos el resto del año.

    Besos.

    ResponderEliminar

Google+ Followers

Seguidores de BLOGGER

networked_blogs

Subscribe