CROQUETAS DE CEBOLLA CARAMELIZADA Y QUESO DE CABRA

lunes, mayo 26, 2014

 Es indiscutible que las croquetas han ido evolucionando a lo largo de los años. En mi niñez, por ejemplo, sólo comía croquetas de pollo y croquetas de jamón. Poco a poco hemos ido comprobando como llegaban a los supermercados otro tipo de croquetas, y, es más, en los crecientes negocios denominados gastrobar han tomado mucho protagonismo las distintas variedades de croquetas, convirtiéndose en una tapa muy demandada: croquetas de foie, croquetas de morcilla, croquetas de queso, croquetas de......Mi propuesta de hoy es la de unas riquísimas croquetas de cebolla caramelizada y queso de cabra. En principio sólo las iba a preparar de cebolla caramelizada, aunque decidí aprovechar el rulo de queso de cabra que tenía en la nevera y ponérselo también, emulando a los riquísimos canapés de queso de cabra y cebolla caramelizada. Las croquetas pasan a convertirse en un bocado gourmet....
 INGREDIENTES (sobre 30 croquetas):

  • Para la cebolla caramelizada:
  • 500 gr. de cebolla
  • 125 gr. de azúcar moreno
  • Vinagre de Jerez
  • Sal
  • Aceite de Oliva virgen extra
  • Para la masa de las croquetas:
  • La cebolla caramelizada
  • 100 gr. de queso de cabra
  • 100 gr. de harina
  • 750 ml. de leche entera
  • Una cucharada de mantequilla
  • Sal
  • Pimienta
  • Para rebozarlas:
  • Harina
  • 2 huevos
  • Pan rallado
  • Aceite de oliva suave para freír las croquetas


PREPARACIÓN:
En una sartén, con dos cucharadas de AOVE pochamos la cebolla cortada en brunoise. Cuando ya esté transparente añadimos el azúcar moreno y la sal, dejamos hasta caramelizar completamente. En el último momento añadimos el vinagre al gusto, según nos guste más o menos su sabor y dejamos reducir unos minutos. Retiramos del fuego y dejamos que se enfríe (podemos hacer más cantidad y meter en botes esterilizados y guardarlo para canapés o acompañamiento de otros platos).
En otra sartén pondremos la mantequilla y y cuando se haya derretido añadimos la harina y removemos bien hasta que ésta se tueste. Entonces vamos añadiendo la leche poco a poco sin dejar de remover con unas varillas manuales. Cuando se haya disuelto y no haya grumos añadimos la cebolla caramelizada, removemos y añadimos el queso de cabra sin la piel exterior. Integramos todos hasta que la masa espese y el queso se haya derretido completamente. Salpimentamos. Dejamos enfriar la masa en una fuente, tapada con film transparente y cuando esté fría llevamos al frigorífico durante unas horas o hasta el día siguiente.
Pasado este tiempo vamos haciendo bolitas con la masa, pasándolas por harina, después por huevo, de nuevo por harina (para evitar que el queso se salga durante la cocción), de nuevo por huevo, y por último por pan rallado. Freímos en tanda de cinco en abundante aceite de oliva a una potencia media alta constante (yo en el 6 o 7 de la vitrocerámica). Sacamos y dejamos sobre papel absorbente para que suelten el exceso de aceite. Servimos. Las que no vayamos a consumir las guardamos en un tupper en el que espolvorearemos un poco de pan rallado y depositaremos separando las capas con papel de aluminio para evitar que se peguen unas a otras. Luego, cuando las vayamos a consumir, freiremos congeladas, sin necesidad de descongelar.
Las croquetas son un buen fondo de congelador, ideal es tener variedad de ellas en el congelador para hacerlas surtidas, para sorprender a las visitas improvisadas.
Feliz lunes.

También te gustará

12 comentarios

  1. Hoy día, es verdad, se puede hacer una croqueta de casi cualquier cosa... hasta líquidas las he visto!
    Estas tuyas, espectaculares, como no!

    ResponderEliminar
  2. Una combinación de sabores deliciosa, tomo nota de estas croquetas.
    Un besito desde Las Palmas y feliz semana.

    ResponderEliminar
  3. Me encanta esta mezcla, nunca llas he hecho así, pero no tardaré, te lo aseguro. Muy ricas. Besos

    ResponderEliminar
  4. Me encanta esta mezcla, nunca llas he hecho así, pero no tardaré, te lo aseguro. Muy ricas. Besos

    ResponderEliminar
  5. Que razón llevas, las croquetas han evolucionado un montón. A mí me gustan las de queso azul, pero de queso de cabra nunca me ha dado por hacerlas y seguro que están riquísimas, y más sin también llevan cebolla caramelizada ;). Un beso!

    laurilla fondant

    ResponderEliminar
  6. Como todo en la vida, es renovarse o morir y la croqueta no iba a ser menos jeje. Muy rica tu propuesta, la combinación no podía ser mejor. Besos!

    Ana

    ResponderEliminar
  7. Me las apunto para hacerlas!!!son seductoras al 1000x1000 Besotes!!

    ResponderEliminar
  8. Unas croquetas estupendas, de lujo. Con lo que me gustan las croquetas creo que no tengo ninguna publicada, tengo que ponerme manos a la obra.

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. el relleno de estas croquetas tiene que estar buenísimo, es que si la croqueta está bien hecha, cualquier relleno puede ser muy especial

    ResponderEliminar
  10. Fantásticas croquetas, se ven deliciosas y con ese relleno tienen que estar de vicio. Las cebollas caramelizadas son mi perdición y con el sabor del queso de cabra no se puede pedir más.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  11. Se ven deliciosas, seguro que no quedó ni una. Bss.

    ResponderEliminar
  12. Sólo de verlas se me hace la boca agua, menuda combinación más deliciosa. Besos

    ResponderEliminar

Google+ Followers

Seguidores de BLOGGER

networked_blogs

Subscribe