MARMITAKO DE ATÚN

miércoles, julio 23, 2014

 Hoy os traigo un guiso tradicional de los pescadores del País Vasco y Cantabria. El nombre proviene de la palabra marmita, que es el recipiente donde se preparaba el marmitako a bordo de los barcos y en la cocina vasca es un guiso a base de pescado (bonito, atún) y patatas,muy difundido entre los pescadores ya que ellos mismos lo preparaban en los barcos. Existen variantes de esta receta, según la provincia, pero siempre el resultado es el mismo, el de una receta muy sabrosa a base principalmente del pescado, atún o bonito, patatas, pimiento, cebolla y en algunas ocasiones también tomate o pimentón. Yo no le he puesto ninguno de éstos dos últimos ingredientes. También he triturado el sofrito, por eso de que no se vea nada más que atún y patatas en el plato y los niños no pongan pegas.
 Para este plato he usado un AOVE de primera, el Oro de BailénLa empresa Galgón 99, S.L., ubicada en Villanueva de la Reina, produce el premiado AOVE Oro Bailén. Se obtiene de aceitunas de la variedad picual, en estado óptimo de madurez, coincidiendo éste con los primeros días de noviembre. Su extracción se realiza en frío. El aceite obtenido, se selecciona, clasifica en bodega y se filtra inmediatamente para ser almacenado limpio, sin humedad ni impurezas. Para su óptima conservación se inertiza con nitrógeno. Un AOVE cuya nota de cata es la siguiente: en nariz deja patentes aromas suaves, sobre todo frutados, con presencia de otras sensaciones: aceituna madura, almendra... En boca sobresale delicado, tras la que aparece el amargor para sacar con posterioridad un final un tanto picante, que no eclipsa al amargor. Tonalidad verdosa dorada, limpia y brillante. Se puede adquirir a un precio de 9 euros y poco más el envase de 500 ml.
 INGREDIENTES:

  • 400 gr. de atún fresco
  • 4 patatas
  • 1 cebolleta
  • 1 pimiento verde
  • 1 pimiento rojo
  • 2 dientes de ajo
  • Carne de pimiento choricero (o 5 pimientos choriceros)
  • Caldo de pescado
  • Perejil 
  • Un chorreón de vino blanco
  • Sal

 PREPARACIÓN: 
Preparamos primero el caldo de pescado en caso de no tenerlo ya preparado. Para ello ponemos en una olla a hervir pieles y espinas de pescado, y si no tenemos la carne de los pimientos choriceros también añadiremos al caldo 5 o 6 pimientos para que se hidraten en el mismo caldo. Una vez que haya hervido colamos el caldo y sacamos, con la ayuda de un cuchillo, la pulpa de los pimientos choriceros, separándola de la piel. En una cazuela ponemos un fondo de AOVE y echamos la cebolleta, los pimientos, los ajos y el perejil picado. Dejamos unos 20 minutos o hasta que esté todo bien rehogado. Trituramos todo. Añadimos las patatas cortadas en trozos y la carne de los pimientos choriceros. Cubrimos las patatas con el caldo del pescado. Sazonamos y dejamos hasta que las patatas estén tiernas.
 Cuando las patatas estén tiernas agregamos el vino blanco y dejamos cocer un minuto. Añadimos los trozos de atún y movemos la cazuela durante 3 minutos para que ligue la salsa. El atún no necesitará más tiempo ya que con el mismo calor de la cazuela se cocinará. 
Este marmitako lo hemos tomado con un vino blanco de la tierra de Granada, el Romance. Otro vino de una gran calidad que ha llegado a sorprenderme y que puede estar al nivel de otros como Calvente y Mencal. Pertenece a las Bodegas Aranzada, de Alhama de Granada. Es un vino elaborado con Chardonnay y uvas autóctonas, cuya nota de cata es la siguiente: Fase visual: vino de color amarillo pajizo, con reflejos verdosos, de aspecto limpio, brillante y cristalino. Al agitar la copa se observa una buena lágrima. Fase olfativa: en nariz tiene buena intensidad aromática, aromas afrutados, muy limpios, sin ningún defecto. Se aprecian aromas de mango, plátano, pera y fruta de la pasión. Notas aromáticas de flores blancas, como puede ser la magnolia y con un toque de cítrico. Fase gustativa: en boca se muestra muy fresco, debido a su buena acidez. Es untuoso y muy suave, impregnando notablemente la boca de aromas. Su persistencia es alta. Por vía retro nasal se aprecian sus aromas afrutados y elegantes notas florales. Se muestra equilibrado y fácil de beber.  Sin duda otro vino blanco para recomendar, en la página oficial aparece a un precio de 5 euros, aunque en tiendas especializadas y on line es algo más caro, llegando a alcanzar los 9 euros.
Feliz miércoles.
Lidia.

También te gustará

10 comentarios

  1. Un señor platazo lo mires por donde lo mires, me encanta el marmitako y este tiene una pintaza bestial. Que rico, hija.

    Besines

    ResponderEliminar
  2. Un plato que me encanta y a los hechos me remito. He publicado una receta parecida. QUe gracia
    http://unospicanyotrosno.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. Un guiso que en verano me apasiona, no me importa que haga calor. Está buenísimo.
    Bss

    ResponderEliminar
  4. Un buen guiso, aunque a mi lo de marmita siempre me recuerda a Asterix, jajaja.
    besos,

    ResponderEliminar
  5. La verdad es que el marmitako lo suelo hacer más en invierno porque con estos calores se me apetece algo más fresquito aunque con la pinta que tiene el que nos traes hoy seguro que no me resisto.
    Un besito desde Las Palmas.

    ResponderEliminar
  6. Menudo platazo!! me encanta, Lidia!! Un besazo!!

    ResponderEliminar
  7. Riquísimo plato, te ha quedado de lujo. Es un placer de receta y de fotos, que apetece mojar un pedacito de pan Lidia.
    Un besito guapa.

    ResponderEliminar
  8. Un clásico de cada verano, bien sea con atún o bonito es una delicia.
    El que has preparado tiene un aspecto fabuloso.
    Un beso!
    Maria

    ResponderEliminar
  9. Es el plato de cuchara del verano, y no hay nada más que decir. Delicioso

    ResponderEliminar
  10. este plato está de muerte, no hace demasiado lo preparó mi madre y nos chupamos todos los dedos

    ResponderEliminar

Google+ Followers

Seguidores de BLOGGER

networked_blogs

Subscribe