MEJILLONES EN SALSA PICANTE

lunes, agosto 25, 2014

 Seguimos con platos que vienen muy bien para el verano. Los mejillones los tenemos todo el año en las pescaderías, pero es verdad que hay épocas en las que no están en su mejor momento. Este último mes los he comido en varias ocasiones y ninguna de ellas me han defraudado. En esta ocasión quería ponerle una salsa picante y cambiar un poco la forma de tomarlos. La  sorpresa ha sido que la salsa nos ha entusiasmado en casa, sobre todo a mi marido, que no suele tomar pan en las comidas y que en ésta no paró de mojar pan. Sin duda el secreto de estas salsa está en usar salsa de tomate casera. La salsa picante se la vi a Pam en Directo al Paladar, y como siempre las recetas de ella no suelen fallar. He incrementado la cantidad de salsa de tomate que venia en la original y he cambio la cayena por un trozo de guindilla de las que mi suegro tiene plantadas. Lo he cocinado y maridado con el mismo vino, un blanco Macabeo de Viña Laujar, de la Alpujarra almeriense, que bien fresquito acompaña muy bien a estos mejillones. 
 INGREDIENTES:

  • 750 gr. de mejillones
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • Media guindilla o 2 cayenas
  • 2 o 3 gotas de salsa Tabasco
  • 1/2 vaso de agua
  • 1 y 1/2 de vaso de vino blanco
  • 1 hoja de laurel
  • Pimienta
  • Sal 
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 1 bote de salsa de tomate o unos 400 gr.  de salsa de tomate casera
  • Para la salsa de tomate casera (receta de la Thermomix):
  • Una cebolla de unos 150 gr.
  • 1 diente de ajo
  • 600 gr. de tomates maduros
  • 50 gr. de aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Pimienta
  • Una cucharada de azúcar

 PREPARACIÓN:
Lo primero que haremos será preparar la salsa de tomate casera. En la Thermomix trituramos la cebolla y el ajo pelado, 4 segundos a velocidad 4. Añadimos el aceite y cocinamos 8 minutos, temperatura Varoma, velocidad 2. Incorporamos los tomates lavados y en trozos, trituramos 4 segundos, velocidad 4. Añadimos la sal, la pimienta y el azúcar, y programamos 20 minutos, temperatura 100º a velocidad 2. Después trituramos la salsa durante diez segundos a velocidad 6. Si no tenemos Thermomix lo haremos de forma manual: rehogamos el ajo y la cebolla durante unos 8 minutos en una sartén o hasta que esté transparente, añadimos los tomates troceados, junto con la sal, pimienta y azúcar y dejamos reducir. Después trituramos todos con una batidora. Reservamos y lo que nos sobre lo guardaremos para otra preparación. 
Ahora le toca el turno a lo mejillones. Lavamos bien quitando todas las barbas y demás suciedad que tengan las cáscaras. Abrimos al vapor en una sartén o cazuela con un vaso de vino blanco y una hoja de laurel. Vamos introduciendo por tandas y según vayan abriéndose sacamos y dejamos escurrir. Quitamos la cáscara que esté vacía de las dos y reservamos la otra parte. Así hacemos con todos los mejillones hasta que se hayan abierto la totalidad.
En otra sartén preparamos la salsa, para ello rehogamos la cebolla bien picadita en un fondo de aceite de oliva virgen extra, una vez rehogada añadimos los dientes de ajo picados y la media guindilla (con ésta cantidad será suficiente). Removemos un poco y añadimos la salsa de tomate y el Tabasco. Una vez integrados en la sartén ésta añadiremos el vino blanco y dejamos durante unos minutos hasta que evapore el alcohol. Entonces añadimos medio vaso de agua, removemos, salpimentamos, y añadimos los mejillones. Movemos un poco la cazuela para que los mejillones se impregnen de la salsa y retiramos añadiendo perejil picado por encima. Servimos bien caliente y acompañados de pan para mojar.
Y con otra propuesta os dejo, esperando que tengáis un feliz inicio de semana.
Lidia.

También te gustará

13 comentarios

  1. Tienen que estar escandalosos, sin duda es una de las preparaciones de mejillones que tengo como favoritas, y no me he cansado de comerlas jamás! Nosotros le añadimos alguna especia más pero más o menos es lo mismo. Qué ricos!

    ResponderEliminar
  2. Me encantan los mejillones, ¡no he parado de comerlos en todo el verano! Pero nunca los he probado en salsa picante, tienen que estar de lujo. ¡Probaré tu receta sin duda!

    Gracias por compartir.

    Un besote! :)

    ResponderEliminar
  3. Que pinta más sensacional, los había visto sin las conchas , pero así me encantan, la vista es buenísima y seguro que el sabor, mucho más, me quedo con la receta. Besos

    ResponderEliminar
  4. umh.. que ricos yo quiero una tapita de ellos jaja Un beso!

    Recetas de una gatita enamorada

    ResponderEliminar
  5. Yo los hago muy parecidos y quedan sensacionales, verdad? Besos

    ResponderEliminar
  6. Están buenísimos así yo le pongo también pimiento verde con el ajitó y la cebolla y no lo trituro porque a Luisito le gusta notar el sofrito. El otro día trajeron mis nietos q los habían comido ellos de los Pero tes. Heridos si que sabe el moje jejeje lo mejor.

    ResponderEliminar
  7. Aqui esta um petisco que eu adoro e com picante dificil resistir
    Boa semana
    bj

    ResponderEliminar
  8. Con lo envidiosa que soy yo,y me haces estos mejillones.Mañana compro sin falta.

    ResponderEliminar
  9. Sencillamente deliciosos. Me encantan esos mejillones picantes.
    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Pues mira que bien me vienes!
    Acabamos de volver de las vacaciones en la playa, y nos tomamos en la costa unos mejillones con salsa marinera... de escándalo y andábamos pensando en comprar este sábado para darnos un homenaje... me quedo la receta, es muy parecida y ésta además un poco picantita que nos encanta.

    ResponderEliminar
  11. Picantitos que buenooooosss con un buen pan de leña para no parar de mojar, me piran....besos

    ResponderEliminar
  12. Una receta perfecta, porque picante con mejillones una combinación que me fascina!!
    Gracias.

    ResponderEliminar

Google+ Followers

Seguidores de BLOGGER

networked_blogs

Subscribe