TARTA MOUSSE DE VIOLETAS

miércoles, agosto 27, 2014

 Ya hace muchos años que soñaba con hacer esta tarta. El problema es que los caramelos de violeta son los caramelos más tradicionales de Madrid, y por aquí es difícil conseguirlos, y, aunque también se pueden comprar on line, nunca me decidí a hacerlo. Este verano tuve la suerte de que unos amigos me los trajeran y la primera opción fue la tarta, claro. Los tuve guardaditos sin abrir la caja hasta el mismo día de preparar la tarta. La sorpresa es que no me han gustado mucho los caramelos, a lo mejor los había idealizado, no se....el sabor que deja en la boca el caramelo no me ha gustado. Según la wikipedia,  "El caramelo de violeta es un caramelo elaborado con esencias de violeta. Es de pequeño tamaño, pues no alcanza los dos centímetros, y se presenta con forma de violeta de cinco pétalos. Está aromatizado con esencia de dicha flor y un sugerente color violeta. En España, están asociados a una pequeña pastelería y confitería de la plaza de Canalejas, La Violeta, fundada en 1915, que vende estos caramelos elaborados de forma artesanal. Es anécdota y tópico quizá legendario que el rey  Alfonso XIII compraba estas violetas para su esposa, la reina Victoria Eugenia, y también para su amante." La tarta tiene un claro marcado sabor a violetas, por lo que tampoco me ha gustado en exceso. Es una receta que lleva años en la red, por lo que no es conocido su autor, por lo que no puedo citar a ningún blog en concreto, ya que son muchos los que la han preparado.


 INGREDIENTES (para un molde de 22 o 24 cm, yo hice una en un molde de 22, y otra pequeña para la foto del corte, puesto que la grande la llevaba a una reunión) :

  • Para la base:
  • 150 gr. de galletas tipo Digestive
  • 75 gr. de mantequilla
  • Para la tarta:
  • 300 gr. de queso crema
  • 200 gr. de caramelos de violeta
  • 500 gr. de nata para montar
  • 125 ml. de leche
  • 6 láminas de gelatina neutra
  • Para la cobertura:
  • 200 gr. de caramelos de violetas
  • 150 gr. de agua
  • 3 hojas de gelatina
  • Unos cuantos caramelos para decorar

PREPARACIÓN:
Preparamos la base de galletas en primer lugar, para ello trituramos las galletas en un robot o simplemente pasando un rodillo por encima de ellas si las tenemos dentro de una bolsa hasta conseguir que se conviertan en polvo de galletas. Calentamos la mantequilla en el microondas y mezclamos con las galletas. Forramos la base de un molde con papel vegetal y formamos la base con la mezcla de galletas, presionando bien por todos sitios para que quede bien distribuida y uniforme. Reservamos el molde en la nevera.
Ahora toca preparar la tarta, para ello ponemos a hidratar las seis hojas de gelatina. En un cazo calentamos la leche y añadimos los caramelos hasta que se derritan, introducimos el queso y removemos bien hasta integrar. Por último añadimos la gelatina ya hidratada y escurrida y removemos bien. Reservamos la mezcla hasta que se enfríe un poco. Aprovechamos para montar la nata con unas varillas eléctricas. Una vez montada y que la mezcla anterior esté fría añadimos la nata a cucharadas y vamos removiendo con  movimientos envolventes, con ayuda de una lengua de silicona, hasta convertirlo en una mezcla homogénea. Sacamos el molde de la nevera vertemos la mezcla dentro. Introducimos de nuevo en la nevera hasta que cuaje completamente, mejor de un día para otro.
Para preparar la cobertura pondremos la gelatina a hidratar en agua fría. Calentamos el agua y derretimos los caramelos en el agua caliente. Añadimos la gelatina hidratada y bien escurrida dentro y removemos, dejamos templar la preparación. Sacamos el molde y vertemos con cuidado sobre la tarta. De nuevo llevamos a la nevera y dejamos cuajar la cobertura. Podemos decorar con caramelos, yo los puse dentro de la gelatina y se derritieron un poco, por lo que creo que es mejor ponerlos después de que haya cuajado la gelatina.
Os recomiendo que antes de preparar esta tarta probéis los caramelos, si antes no los habéis probado, en caso de que no os guste podréis sustituir por otro tipo de caramelos que os gusten más, así vosotros elegiréis el sabor que más os guste.
Feliz miércoles.
Lidia.

También te gustará

14 comentarios

  1. Yo la llevo viendo años de blog en blog, pero como los caramelos me empalagan, me da a mí que la tarta va a ser más de lo mismo. Dan ganas, porque es bonita, y encima yo vivo en Madrid así que lo tengo fácil, pero no sé... creo que no me va a llamar tanto la atención...

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que yo tampoco entiendo su éxito, es un vestigio de otra época que se han convertido en un referente dentro de las compras típicas en Madrid. Madrid sabe a violeta dicen algunos, no estoy de acuerdo. La verdad es que siempre nos paramos a pensar que de Madrid hay poco culinario original que regalar. Quién te lo haya regalado se vio desesperado, sin duda :)...

    PD/ El helado de mermelada de violetas nos gustó más.

    ResponderEliminar
  3. É uma tarte que acho lindissima , acho esses caramelos muito interessantes
    bjs

    ResponderEliminar
  4. No se a que saben esos caramelos, pero lo que verdaderamente me atrae es lo bonita que queda. Me encanta el color, bueno y las tartas de queso son mis preferidas, así que solo hay que dar con los caramelos, aunque aquí lo voy a tener muy difícil.
    Besinos

    ResponderEliminar
  5. ¡Vaya, qué rabia! Esperar tanto tiempo a hacerla y que no te guste... ¡¡con lo preciosísima que te ha quedado!!
    Seguro que con unas piruletas no fallaría, jajaja. A mi las violetas no me gustan tampoco, pero las piruletas me encantan. Será cuestión de probar.

    Un besote! :)

    ResponderEliminar
  6. La hice hace tiempo y si que me gusto la verdad, te ha quedado muy bonita, bicos.

    ResponderEliminar
  7. No he probado nada de violeta, aunque sí lo he visto en muchas recetas, tendré que buscarla. Desde luego la tarta te ha quedado impresionante, ¡muy bonita! aunque ¡me la esperaba violeta!, eso sí! ese azul de la gelatina me encanta. Bss!!!

    ResponderEliminar
  8. Ostras... que receta tan original, queda un resultado precioso y la verdad es que la pinta es exquisita, ya probaría un trocito si pudiera!

    Besos!

    ResponderEliminar
  9. A mi tampoco me van mucho los caramelos de violeta, pero la tarta queda tan preciosa... besos

    ResponderEliminar
  10. Hola Lidia, a mi me gustan mucho esos caramelos, siempre tengo en casa alguna caja, creo que es como todo, hay gente que le encantan, como a mi, y hay gente que no les gustan.
    Yo en el 2011 hice una tarta muy parecida a ésta, te dejo el enlace por si te apetece verla.
    http://www.rezetasdecarmen.com/2011/05/tarta-mousse-de-violeta.html
    besos,

    ResponderEliminar
  11. estos caramelos son una delicia, yo, sin ser de Madrid, los recuerdo de mi infancia, y me encantan, tanto es así, que las veces que los he tenido, para hacer la tarta, al final me los he comido tal cual!!

    ResponderEliminar
  12. Y lo mejor de todo, ¡son sin gluten! Me encantan y puedo tomarlos.
    Gracias

    ResponderEliminar
  13. Para mi gusto es posiblemente una de las tartas más bonitas que se pueden hacer. He tenido en mis manos dos veces caramelos de violetas y al final se me ha pasado hacerla, entre otras cosas porque mi hijo se ha ido comiendo los caramelos, pero no descarto hacerla un día de estos. Te ha quedado fenomenal, como todo lo que preparas.
    Raquel

    ResponderEliminar

Google+ Followers

Seguidores de BLOGGER

networked_blogs

Subscribe