MOUSSE DE CHIRIMOYA

viernes, septiembre 12, 2014

De nuevo terminamos la semana con un postre, y de nuevo con una fruta de la Costa Tropical. Las chirimoyas empiezan a hacer acto de presencia en este mes por los mercados. Quizás su mejor momento no es aún, sino dentro de unas semanas, pero ya podemos encontrarlas con facilidad. Yo en estas semanas he sufrido excedente de chirimoyas, mangos y aguacates, por lo que he tenido que ir dándole salida de muchas formas. Las chirimoyas se han convertido en mousse, y también en pulpa de chirimoya congelada, después de limpiarla de huesos, esperando otra preparación En cuanto a la mousse se trata de un postre muy refrescante y con sabor intenso a chirimoya. He preparado la receta de mi amiga Ana, reduciendo un poco la cantidad de nata que ella pone, y prescindiendo de la gelatina de kiwi con la que ella completa la preparación De nuevo es una preparación muy sencilla, rápida y con un resultado estupendo y muy vistoso. La chirimoya todos los años se va haciendo hueco en mi recetario y ya son unas cuantas las recetas publicadas con ella (cóctel, mermelada, helado, flan, tarta de queso....), y ésta viene a sumarlo. Espero que no sea la última de la temporada.

INGREDIENTES (para 6 raciones):
  • 300 gr, de pulpa de chirimoya ( ya se comercializa congelada) o de la pulpa fresca de la chirimoya, la que obtenemos de pelar y quitar los huesos de una chirimoya mediana.
  • 200 gr. de nata para montar
  • 3 claras de huevo
  • 120 gr de azúcar
  • 2 hojas de gelatina
  • 15 ml. de leche

PREPARACIÓN:
Si no tenemos la pulpa congelada lo que haremos será pelar y quitar los huesos de la chirimoya, aprovechando toda su pulpa, hasta obtener 300 gr. Trituramos bien con una batidora potente hasta dejar una mezcla lo más fina posible. Ponemos la mezcla en un bol amplio. Hidratamos las dos hojas de gelatina en agua fría.
Montamos la nata con la ayuda de unas varillas eléctricas, añadiendo 70 gr. de azúcar poco a poco antes de que terminen de montarse. Reservar. Calentamos un poco los 15 ml. de leche y añadimos las dos hojas de gelatina ya hidratadas hasta que se disuelvan completamente.
Montamos las claras, añadiendo poco a poco los 50 gr. de azúcar que nos quedan. Una vez se hayan montado las claras procedemos a preparar la mousse. Para ello añadimos la leche con la gelatina en la pulpa de la chirimoya, removemos bien. Añadimos la nata montada, con la ayuda de una lengua de silicona, con movimientos envolventes. Cuando se haya integrado la nata, haremos lo mismo con las claras montadas. Y una vez todo integrado vertemos en vasos, copas o cuencos y dejamos cuajar en el frigorífico. Servimos muy fríos acompañados por unas hojas de hierbabuena para decorar.
Estos vasitos son ideales para tomar de postre en estos días que siguen siendo tan calurosos, hasta que dejemos paso a otro tipo de postres más acordes con la estación que se nos avecina.
Feliz fin de semana.
Lidia.

También te gustará

20 comentarios

  1. Un postre delicioso! Muy suave y ligero y con un sabor muy rico! Además la receta se ve bastante sencilla de preparar ;)

    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Un postre muy rico, estoy contigo en que con un poquito de nata menos el postre sigue igual de rico y es mejor para la salud. Besos

    ResponderEliminar
  3. No lo vas a creer, pero no he probado nunca una chirimoya!!! a esto tengo que ponerle remedio! En cuanto la pruebe me pongo con tu mousse :)

    ResponderEliminar
  4. Yo tampoco he probado una chirimoya en mi vida!! Pero viendo esta mousse tan deliciosa creo que tengo que probarlas cuanto antes! Bss

    ResponderEliminar
  5. Uhmmmm!!! que bueno Lidia, me encanta, sabe a chirimoya que es lo que mas me gusta de éste postre....y la textura es suave...queda muy bonito en esos vasitos!!!

    Un besito!

    ResponderEliminar
  6. Particularmente me encanta la chirimoya, es una fruta exquisita.... y en mousse seguro sabrá a gloria, me la quedo enterita ;-) besoss!!

    ResponderEliminar
  7. Fresquito y apetecible a más no poder. Tiene una pinta fabulosa, cómo apetece!!!

    ResponderEliminar
  8. Estos postres ligeritos también resultan muy apropiados incluso en invierno, después de una buena comida, y ahora con el calor que aún está haciendo son una maravilla.
    Un beso
    Maria

    ResponderEliminar
  9. A mí las chirimoyas me dan tristeza. Mira que me gustan, pero cuando empiezo a verlas en la frutería, señal de que llega el frío invierno que no me gusta nada... En fin, que es lo que toca!

    ResponderEliminar
  10. hola!; que pasada de bueno, lo digo sin probarlo porque no lo había visto todavía en ninguna receta, y me encanta ya sin haberlo tastado, gracias por la receta, besos!

    ResponderEliminar
  11. Wow! la chirimoya es mi fruta favorita, qué buena receta! Precioso blog.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  12. Hola! Me encantó la receta pero por el lugar donde yo vivo no es común la gelatina en hojas,sabes por cuánto de gelatina en polvo puedo sustituirla.gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada hoja de gelatina tiene unos dos gramos, por lo que las dos hojas de gelatina equivalen a unos 4 gr. de gelatina en polvo.

      Eliminar
    2. Cada hoja de gelatina tiene unos dos gramos, por lo que las dos hojas de gelatina equivalen a unos 4 gr. de gelatina en polvo.

      Eliminar

Google+ Followers

Seguidores de BLOGGER

networked_blogs

Subscribe