PANECILLOS DE BONIATO Y PIPAS DE CALABAZA

viernes, noviembre 21, 2014

Pues aprovechando los ingredientes de otoño he conseguido otro receta de temporada. Después del pan de castañas he preparado estos panecillos de boniato que hace tiempo tenía en mente. Los he completado con unas pipas de calabaza. Y el resultado ha sido estupendo, y además el boniato más que sabor a los panecillos lo que le da es una textura especial. Se mantienen tiernos varios días, y se pueden acompañar tanto con ingredientes dulces como salados. Lo que los convierte en unos panecillos todo terreno. 

INGREDIENTES:

  • 500 gr. de harina de fuerza
  • 200 gr. de puré de boniato
  • 300 ml. de agua
  • 10 gr. de sal
  • 12 gr. de levadura fresca de panadería
  • Pipas de calabaza peladas

PREPARACIÓN:
Metemos en un bol los boniatos lavados, tapamos con film transparente y metemos en el microondas a máxima potencia durante unos doce minutos. Sacamos, dejamos enfriar totalmente. Pelamos los boniatos y los machacamos con un tenedor para conseguir un puré. Vertemos en el bol de la amasadora el puré de boniato, añadimos la harina y la sal y mezclamos bien. Vamos añadiendo poco a poco el agua. Terminado de añadir el agua, añadiremos la levadura desmenuzada. Seguimos amasando durante unos diez minutos más. Sacamos del bol con cuidado y ponemos en otro bol aceitado la masa, que estará un poco más pegajosa de lo que acostumbran otras masas de pan. Tapamos con papel film el bol y dejamos que doble su volumen.
Una vez doblado el volumen de la masa (poco más de una hora en mi caso). Sacamos la masa y depositamos en la mesa enharinada. Dividimos la masa en porciones de unos 80 gr. (me salieron once), le damos forma de bollito redondo y dejamos sobre la bandeja de horno sobre papel de hornear. Tapamos con un paño húmedo y dejamos levar. En esta ocasión no tardaron más de 45 minutos. Mientras, calentamos el horno a 220º. Una vez levados los bollitos, pintamos con un poco de agua las pipas de calabaza y vamos poniendo sobre cada bollito. Introducimos en el horno, en el que habremos metido un bol con trapos mojados para que provoquen vapor, y horneamos durante unos 20 o 25 minutos. O hasta que los veamos dorados y al tocar en la base con los nudillos éste suene a hueco. Sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.
Estos añadidos al pan me encantan porque con ellos se consigue otros matices en el pan que me encantan. Así que no dejéis de hacer el pan de castañas que os enseñaba hace unas semanas o estos panecillos. Los dos son aptos para principiantes en este mundillo del pan casero. Pero si vosotros ya sois expertos podéis añadirle masa madre, con ello la calidad del pan subirá muchos enteros.
Feliz fin de semana.
Lidia.

También te gustará

9 comentarios

  1. Ainsss, Lidia, qué ricura!! Me encantan estos bollitos, y desde luego que los hago, aunque no me queden tan bonitos como los tuyos!! Un besazo!

    ResponderEliminar
  2. Que ricos panecillos, untados con mermelada y mantequilla... un desayuno o merienda perfectos! Bss

    ResponderEliminar
  3. Que buena pinta tienen :) Se ven muy tiernos con mucha miga... pero sobre todo con unas ganas de zamparme uno!! jaja Yo me apunto al desayuno. bss

    Recetas de una gatita enamorada.
    Tengo un concurso de Navidad ;)

    ResponderEliminar
  4. Tengo boniatos asados, es mi momento de probar estos panecillos, tienen un aspecto magnífico. Besos

    ResponderEliminar
  5. Pero qué maravilla de panecillos!! Te han quedado increíbles!
    Y las fotos me encantan!
    Besos

    ResponderEliminar
  6. ¡Que panecillos más estupendos!. Tienen una pinta fantástica y las fotos preciosas.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. que ricossssss, esto se lo hago a mi marido que no para de decirme que le encantan los boniatos y no hago nada con ellos.
    Muchas gracias por la receta y por las fotos tan bonitas

    ResponderEliminar
  8. que buenos ¡¡¡¡¡ son ideales para el desayuno o merienda ¡¡¡ besotes

    ResponderEliminar

Google+ Followers

Seguidores de BLOGGER

networked_blogs

Subscribe